Lisandro Teszkiewicz sobre la jornada de vacunación en el Luna Park: “Falló la gestión del Ministerio de Salud porteño”

El Auditor General de la Ciudad le comentó a Abran Paso su opinión sobre la primera tanda de vacunación para adultos mayores de 80 años que se llevó a cabo en el Estadio Luna Park y en Club San Lorenzo.

Las imágenes de la primera jornada de vacunación masiva a las personas de la tercera edad mostraron establecimientos desbordados y demoras en la aplicación de las Sputnik V. Ante los cuestionamientos, el Gobierno de la Ciudad argumentó que la aglomeración se debió a que los beneficiarios fueron mucho antes de su turno y que estaban acompañados por más de una persona. Sin embargo, el Auditor General, Lisandro Teszkiewicz, aseguró que se trató de una mala gestión de las propias herramientas del estado.

“Las imágenes son indignantes y aterradoras. Lo que nosotros pudimos ver es un destrato absoluto por los ciudadanos en general y por los adultos mayores en particular. Pero además, es un riesgo epidémico altísimo convocar a la gente de la manera que se lo hizo, en ese desorden, con esas esperas interminables, sin un lugar de reparo. Comenzaron privatizando el sistema de vacunación, donde organizaron sistemas prolijos, cómodos, bien atendidos para afiliados a empresas de medicina prepaga, y cuando quieren avanzar desde la propia gestión pública hacen este desastre. Porque realmente el gobierno de Rodríguez Larreta desprecia a la gestión estatal, y solo sabe coordinar con privados, que hacen grandes negocios con las necesidades”, denunció.

Con respecto a la justificación del GCBA, Lisandro afirmó que solo están trasladando la responsabilidad a los propios beneficiarios y que son explicaciones inverosímiles y pueriles. “Es siempre deslindar la responsabilidad. El problema es de otro y no se hacen cargo de que fue un problema de organización. Se convocó sin tomar en cuenta la cantidad de gente que iba a llegar, los espacios que había disponibles. Le estamos exigiendo los protocolos a los comercios y todas esas lógicas no las aplicaron a la acción de gobierno. Lo que falló centralmente es la gestión del Ministerio de Salud de la Ciudad, gestionaron mal”, agregó.

Y destacó: “Piensan en grandes eventos, con los cuales hacer mucha prensa y no piensan después cómo gestionar de verdad lo que tienen que hacer, que es que la gente venga, pueda esperar de manera tranquila y no tenga mucha demora”. Aunque también cuestionó la falta de dispositivos vacunatorios, que descentralizaría el sistema.

“Mi percepción es que desde el inicio esto tendría que haber tenido una planificación descentralizada, donde pudieran establecerse centros de vacunación por comuna, y que tuvieran una afluencia mucho menor. Ahora, de ninguna manera puede pensarse que la responsabilidad es de una persona que llega temprano a su turno, cuando estamos frente al desborde masivo de un mecanismo puesto por el estado”, enfatizó el auditor, a la vez que manifestó: “Lo que pasó es grave y hay responsables concretos. Creo que el Ministerio de Salud tiene en su cabeza la mayor responsabilidad, no solo por un maltrato gratuito innecesario, vulnerante a nuestros adultos mayores, sino por el riesgo epidemiológico que han creado con este desacierto”.