Licencia por violencia de género

La Comisión de Educación de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por unanimidad el proyecto de ley para incluir en el Estatuto Docente el derecho de las docentes de la Ciudad a obtener licencia por violencia de género.

El martes 23 el Salón Montevideo de de la Legislatura está repleto, en instantes arranca la reunión de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología de la Legislatura donde también participan docentes y representantes de los diferentes gremios y agrupaciones.

Muchas de las personas presentes no ocultan su satisfacción. En instantes se obtendrá por unanimidad el dictamen del proyecto de ley de licencia por violencia de género para las docentes de la Ciudad, consensuado a partir de los proyectos presentados por todo el arco político de la Legislatura: Lorena Pokoik y Paula Penacca (FpV), Lía Rueda (Pro), Maximiliano Ferraro (CC-ARI), Juan Nosiglia, Marcelo Gouman y Natalia Fidel (SUMA+), Marcelo Ramal (FIT) y de los exlegisladores Victoria Morales Gorleri y Anibal Ibarra (MC).

En el proyecto se reconoce buena parte de las demandas del Ni Una Menos, en el marco normativo que define los derechos de las trabajadoras de la educación.

“Esta licencia viene para atender una lamentable situación: la creciente violencia y femicidios que se extienden en el país. Las docentes no cuentan hasta este momento con un marco legal que cubra esta situación, teniendo que recurrir a otras licencias de carácter psiquiátrico o de enfermedad” advierte un comunicado de la Asociación Docente ADEMYS.

El Sindicato docente realizó una campaña en las escuelas mediante la difusión de propuestas y juntada de firmas que fueron presentadas en la Comisión.

Los maestro nucleados en ADEMYS reclamaban la aprobación de un proyecto de ley firmado por el diputado Marcelo Ramal, en el mismo se establece la  obligación por parte del Estado de garantizar la asistencia a la víctima de forma integral sin denuncia judicial compulsiva ni restricción en cantidad de días. Estas cuestiones no fueron aprobadas.

Los docentes aclararon que “más allá de que no se contemplaran todos los elementos planteados por nuestro sindicato, consideramos un avance importantísimo en los derechos de las trabajadoras y un logro producto de nuestra lucha que se apruebe esta licencia”

“Quiero reivindicar el consenso, porque muchas veces hay personas que hablan mucho, pero que si hubiera sido por ellos no llegábamos ni a la esquina. Uno no puede tratar un proyecto sin pretender ponerlo sobre el pensamiento de cada uno de los Legisladores” afirmó Carolina Brandariz, secretaría de Oportunidades y Genero, de la Unión de Trabajadores de la Educación en clara referencia a los planteos de los dirigentes de ADEMYS.

Más allá de las diferencias, el proyecto avanza y significa un reconocimiento y un precedente en los derechos de las mujeres trabajadoras de la educación de la Ciudad.