Las problemáticas de los vendedores ambulantes de Once durante el aislamiento

Desde el Sindicato de Vendedores y Manteros manifestaron que al no poder salir a trabajar, muchos de ellos no pueden cubrir sus necesidades básicas, y no los alcanzará las medidas económicas tomadas por Nación.

El jueves pasado, el Presidente de la nación, Alberto Fernández, declaró la cuarentena social, preventiva y obligatoria en todo el país, con el objetivo de mitigar el contagio del coronavirus. Sin embargo, los trabajadores informales que no recibirán los $10 mil establecidos por el Gobierno nacional, tienen otros problemas en mente: al no poder salir a vender a la calle, no tienen ningún tipo de ingreso.

Omar Guaraz, Secretario General del sindicato de Vendedores Libres, le explicó a Abran Paso que por temas burocráticos o por falta de dinero para hacer los trámites, muchos manteros migrantes no tienen documentación, por lo que no se van a poder registrar. “En estos momentos todos los vendedores están en la casa, respetando la cuarentena, y muchos no tienen plata para comer. Algunos tienen sus hijos nacidos en Argentina y no tienen AUH, ni tarjeta, y no van a poder cobrar ese dinero”, expresó el delegado, y enfatizó: “Los pocos que van a recibir la ayuda, se la van a depositar a partir del 15 del mes que viene, a partir de las presunciones, es decir, dentro de 20 días aproximadamente, y mientras tanto se tienen que fijar qué hacer esos días”.

Guaraz aseguró que está de acuerdo con las medidas del Presidente, pero que dicha situación es parte de un problema estructural. También comentó que los trabajadores están concientizados sobre la pandemia provocada por el COVID 19, pero la problemática reside en que no todos vivimos en las mismas condiciones. “Si tenemos que quedarnos 60 días encerrados, perfecto, nos aburriremos, porque mientras tengamos las necesidades básicas cubiertas está todo bien. Pero si no tenés plata de qué te disfrazas”, destacó.

Y agregó: “Bienvenidas las medidas, pero hay una situación de gran urgencia, y el Presidente dijo: ‘no vamos a permitir que la gente tenga necesidades en la cuarentena para no agravar esa situación’. Pero esa situación está pasando. Lo que esperamos es que se pueda resolver porque sino se va a volver insostenible”. Es que a la falta de trabajo se le suma la estigmatización que sufren quienes necesitan salir a vender o recolectar basura como únicos medios de subsistencia: muchos de los detenidos en los últimos días pertenecen a la economía informal, que no perciben un sueldo si no salen de sus casas. Para el delegado esto genera una revictimización en los vendedores.

Por otro lado, el Secretario General habló sobre los galpones a los que habían enviado a los manteros, con el objetivo de sacarlos de las veredas, y afirmó que hoy por hoy no hay nadie en los establecimientos, porque la mayoría debió salir de allí para conseguir ventas, y que incluso muchos de los espacios son utilizados sólo como depósitos.

Asimismo, ante los reiterados destratos y desalojos a los trabajadores, responsabilizó, además de a los mandatarios porteños, a los empresarios ligados al comercio, quienes financian los megaoperativos para sacarlos de Once y Flores, según Guaraz. El interés de las cámaras de comercio, agrega, se encuentra en construir galerías, lograr que los vendedores no quieran trabajar más en la calle y decidan alquilar un local -sin contrato-, paguen la llave que equivale a dos meses (y que estima estará entre los $80 mil y $100 mil más el alquiler), para que cuando transcurra ese tiempo los “inviten a retirarse”. “Les piden la llave y como no hay contrato, no hay devolución de mercadería. Es una estafa planificada”, resaltó.

A su vez, apuntó contra el Comisario José Luis Martinelli. jefe de la Comisaría 7-C, ex Comisaría 50, a quien el delegado le planteó este negociado de los empresarios. “Fuimos con los legisladores de todos los partidos, y ellos pudieron ver que tenía trofeos de las cámaras, de la propia FECOBA (Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires), que son premios y retribuciones económicas a los buenos funcionarios, que van en contra de la venta ilegal”, concluyó.