Las políticas públicas de seguridad en la Comuna 3

Más allá de las modificaciones realizadas por el Poder Ejecutivo en materia de seguridad, la percepción de los vecinos sobre los delitos en el barrio expresa gran preocupación.

El 5 de enero de 2016 se suscribió entre el Jefe de Gobierno de la Ciudad y el Presidente de la Nación el “Convenio entre el Estado Nacional y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de transferencia progresiva de facultades y funciones de seguridad en todas las materias no federales ejercidas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. A partir de la firma de este Convenio comenzó el debate sobre la conformación de la nueva fuerza policial de la Ciudad que culminó con la sanción de la Ley N° 5.688/16.

La creación de la nueva Policía de la Ciudad abrió la posibilidad de incorporar algunos mecanismos  e institutos que tenían como propósito consolidar un modelo democrático de gestión de la seguridad pública. Sin embargo, a un año y medio de la sanción de la Ley N° 5.688 algunos aspectos fundamentales del texto normativo continúan sin reglamentarse, no permitiendo que quienes participan de la sanción de la misma, puedan hoy controlar y monitorear su correcta implementación.

La creación del Sistema de Gestión de Información de Seguridad Pública y la incorporación de los Foros de Seguridad Pública a la Ley N° 5.688 son instancias que fueron concebidas como facilitadoras para la elaboración del Plan General de Seguridad Pública. No obstante, más allá de las herramientas con las que cuenta el Ministerio de Justicia y Seguridad para planificar, implementar y controlar las políticas de seguridad pública desarrolladas en el ámbito local y el abordaje policial, los vecinos de la Comuna 3 continúan denunciando el desamparo en materia de política de seguridad en ese territorio.

A su vez, la reorganización de las 54 seccionales de la Policía de la Ciudad que reestructurará la organización de las comisarías que se encuentran ubicadas en la Comuna 3 genera un panorama de incertidumbre para los vecinos respecto a la política de seguridad implementada.

Tal como se desprende del “Informe de percepción sobre el Accionar Policial” del año 2017, si bien la mayoría de los encuestados considera que su barrio es más seguro en comparación al resto de la Ciudad, en el caso de la Comuna 3 esta condición no se cumple: la diferencia entre la percepción de seguridad en la Ciudad (23%) y la de la Comuna (20%), arroja una diferencia de tres puntos.

Existen grados muy bajos de percepción sobre la nueva policía. En este sentido, resulta necesario que se creen los canales de diálogo necesarios, con funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, con el fin de que se articulen políticas públicas que permitan abordar la temática de seguridad desde una perspectiva interdisciplinaria.