Las medidas de las sucursales de COTO en Balvanera durante la pandemia

Los delegados sindicales del supermercado de México y Pichincha aseguran que la empresa cumple con todas las herramientas necesarias para prevenir la propagación de contagios de coronavirus.

La pandemia de COVID 19 y el aislamiento social, preventivo y obligatorio que se estableció para evitar saturar el sistema sanitario modificó todos los aspectos de la vida diaria. No fue la excepción para los supermercados, que al estar dentro de las actividades esenciales, mantienen sus puertas abiertas; razón por la cual debe aumentar las acciones de prevención para cuidar la salud de los empleados y de los vecinos. En este sentido, Yamil Domínguez, delegado sindical de la sucursal n° 78 de COTO (México 2236), en diálogo con Abran Paso, aseguró que todos trabajan con alcohol en gel, líquido antiséptico, guantes, barbijos y máscara.

También respetan la distancia en el comedor a la hora del almuerzo y colocaron acrílicos entre las cajas, que es donde se encuentra la mayor aglomeración de gente. “Si vos tenes que comparar cómo nos relacionábamos antes, cómo nos movíamos, se modificó un 100%. Contamos con todas las medidas de seguridad que corresponden desde el día uno. El trabajo más difícil no fue que la empresa nos de las herramientas, sino que la gente entienda que hay que usarlas. Fue una maduración y un proceso entender que no se pueden compartir tazas, ni platos, ni cubiertos. Ese es un trabajo de concientización diario que tenemos los delegados, para que estén tranquilos pero a la vez no se relajen, y se cuiden”, manifestó Yamil.

El protocolo de la sucursal 78 de COTO consiste en que ante el mínimo malestar los trabajadores se aíslan automáticamente y no regresan a trabajar hasta que se confirme el resultado del test. Tanto ellos como quienes no asisten al supermercado por pertenecer a grupos de riesgo cobran su sueldo completo, y no pierden el bono de asistencia. Además, cada vez que aparece un caso sospechoso, se desinfecta el edificio por completo; y se mantiene contacto constante con todo el plantel. Tienen un sistema de difusión interno a través del cual los empleados son los primeros que se enteran de cada novedad.

Al momento de aislar a un trabajador, se le pregunta si tuvo contacto con otro compañero por más de 15 minutos sin respetar el distanciamiento, o si compartió algún utensilio, con el objetivo de encontrar contactos estrechos dentro del personal. En caso de que encuentren a alguien que haya tenido ese contacto con un caso sospechoso, se lo manda a hacer la prueba correspondiente. “En nuestra sucursal tuvimos 7 positivos. En cada uno de los casos se aisló a todo el grupo de trabajo con quienes tuvieron contacto estrecho. En cada uno de esos casos, hubo una irregularidad o una desprolijidad, por eso hago hincapié en que tengamos conciencia y nos cuidemos, para poder cuidar al resto”, expresó el delegado.

Ante los rumores de que COTO es uno de los supermercados con más casos, Domínguez afirmó que, según las estadísticas, hay otras cadenas con más contagiados, en proporción con la cantidad de trabajadores que tienen. En esta línea, resaltó que por ahí no es porque la empresa no les brinda las herramientas necesarias para la protección sino porque el personal no se cuida fuera del horario laboral, a la vez que enfatizó que “esto no es una competencia”, por lo que cree que hay que ponerse a disposición y solidarizarse con todos los compañeros. “La verdad es que la curva no se está aplanando pero ojalá que esto baje y que los empleados de comercio no se contagien. Estamos todos expuestos”, sostuvo.

Y concluyó: “Lo que le pido a la gente, porque así como soy trabajador soy vecino, es que tengamos conciencia y que respetemos las distancias en la fila. El compromiso empieza en uno, para poder cuidar al otro. En la sucursal 78 se está cuidando el 100%, no solamente a los trabajadores, sino también a los vecinos, pero tengan esa paciencia para no enojarse, y si les toca esperar una hora afuera, piensen que es porque los estamos cuidando”.