Las bibliotecas populares de la comuna

En Balvanera y San Cristóbal existen cinco bibliotecas populares. Algunas de ellas no están registradas y no reciben subsidios.

En la Comuna 3 funcionan las bibliotecas populares Joaquín V. González (Tte.G.Perón 1242),  Alberto Gerchunoff (Sarmiento 2233), Centro Cultural Alfredo Costa (Azcuenaga 718), Tesis 11 (Junín 165) y Juan José Castelli (Pasco 555).

La Ley N° 2035 establece su protección, desarrollo y fomento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se caracterizan por ser Asociaciones Civiles con Personería Jurídica, nacidas por iniciativa de la comunidad y dirigidas por sus socios, deben poseer una colección de libros o materiales similares idóneos a disposición pública, sin discriminación alguna con la finalidad de brindar información, formación, recreación y animación cultural, acordes con las necesidades y los intereses del medio en el cual desarrolla sus servicios. Deben estar reconocidas por la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares, CONABIP conforme lo establece la Ley Nacional N° 23.351 (B.O. N° 26010) y su Decreto reglamentario N° 1.078/89 (B.O. N° 26673).

Dicha norma prevé un sistema de subsidios destinados a solventar los gastos corrientes y de capital de los beneficiarios, concesión de préstamos de fomento, becas para estudios y perfeccionamiento del personal directivo, bibliotecario y administrativo, y asesoramiento en organización y servicios.

Asimismo cuentan con obligaciones para su funcionamiento y para requerir los subsidios que la Ley les promueve en beneficio de la comunidad que representan.      

Desde la autonomía en su gestión y su imbricación con la comunidad estas Bibliotecas Populares adaptan sus servicios a las necesidades de sus usuarios.

Sin el esfuerzo de las personas que trabajan en ellas y sin el apoyo voluntario de la sociedad, sería casi imposible que se diera la existencia de este fenómeno.

No se puede acceder desde la página oficial del GCBA a las bibliotecas populares.

En la argumentación del presupuesto 2018 el Poder Ejecutivo efectúa un listado solamente de las bibliotecas públicas.

Si bien las bibliotecas populares y las bibliotecas públicas son consideradas «públicas» por la condición de accesibilidad, en tanto que abiertas al público en general; existen diferencias en cuanto al financiamiento y la administración de las instituciones. Por un lado, las bibliotecas públicas son de exclusiva responsabilidad del Estado. Esto implica, entre otras cuestiones, que tienen garantizada una partida presupuestaria del Estado (nacional, provincial o municipal), que las decisiones son tomadas por funcionarios designados dentro del sistema de la administración pública y que éstos siguen sus lineamientos y reglamentaciones. En cambio, las denominadas bibliotecas «populares» son autónomas, sostenidas y administradas por vecinos del barrio o la comuna, mediante una comisión directiva elegida en asamblea de socios, que define lineamientos y prioridades.

No está claro cuantas de ellas están registradas en la Ciudad de Buenos Aires, ni la cantidad de subsidios que reciben para aumentar la colección de material bibliográfico en relación directa con las necesidades de los servicios y el radio de acción que alcanzan.

Tampoco se conocen los préstamos de fomento, ni la cantidad de becas y perfeccionamiento para el personal directivo, bibliotecario y administrativo.

Estas bibliotecas son una instancia muy importante para la construcción de ciudadanía. Muchas de las obligaciones que establece la Ley no se cumplen en la Ciudad de Buenos Aires.

Deja un comentario