LA PLAZA DE LAS MUJERES

Más de treinta organizaciones sociales, políticas, gremiales y de mujeres participaron de una jornada unitaria en reclamo de los derechos de las mujeres. La marcha de más de cinco mil personas, que partió desde el Congreso de la Nación para llegar a la Plaza de Mayo, fue una contundente demostración de la voluntad de lucha del movimiento de mujeres.

Una vez más las trabajadoras se hicieron oír con los reclamos de aumento salarial, contra la precarización y el trabajo en negro, por la apertura de jardines en los lugares de trabajos y el aumento de las licencias por maternidad y paternidad, entre otros. También se reclamaron medidas para frenar la violencia hacia las mujeres y los femicidios que siguen cobrándose vidas, mientras el Congreso con mayoría kirchnerista sigue sin destinar presupuesto para la ley de Protección Integral Nº 26.485. Se exigió también el desmantelamiento de las redes de trata y prostitución, denunciando la complicidad del Estado y los servicios de inteligencia y fuerzas de seguridad que son parte de las mismas y garantizan la existencia de este negociado que constituye una de las formas más brutales de violencia hacia miles de mujeres niñas y niños. También estuvo presente el reclamo de la legalización del derecho al aborto, de la educación sexual y del acceso a los métodos anticonceptivos. Reclamo que ya se había hecho oír a las 16hs frente al Ministerio de Salud.

Participaron de la marcha personalidades de los derechos humanos como Nora Cortiñas, trabajadoras que están protagonizando importantes luchas salariales como las docentes, mujeres de los pueblos originarios, familiares y amigos de víctimas de femicidios y violaciones.

Al llegar a la plaza, muchos/as de ellos/as pudieron contar sus testimonios y saludar la jornada, entre ellos: las trabajadoras de Lear, Donelley y Ecotrans que luchan contra los despidos y suspensiones; la mamá de Luciano Arruga, joven secuestrado y asesinado por la Policía Bonaerense por haberse negado a robar para ellos; Alberto Lebbos, papá de Paulina que fue abusada y asesinada por los hijos del poder de Tucumán, en el que el gobernador Alperovich –principal aliado del gobierno nacional durante todos estos años– es responsable del encubrimiento en favor de su propio hijo y del hijo de su principal asesor; Iara Carmona, joven violada durante once años por su padrastro, oficial de la Policía Bonaerense, que fue absuelto por los Tribunales de San Martín; amigas de Romina y Abril, madre e hija asesinadas a puñaladas en su casa en el barrio de Constitución, cuyo principal sospechoso Juan José Campos, pareja de Romina, se encuentra prófugo.

El acto finalizó con la lectura del documento unitario consensuado por las organizaciones convocantes, en donde se denunció que “el sistema capitalista, que somete a mujeres y varones, se asienta en las desigualdades de género para intensificar esa explotación provocando una doble opresión sobre nosotras. Somos las más pobres entre los pobres: cobramos un 36% menos que los varones por el mismo trabajo, constituimos los dos tercios de los analfabetos del planeta, somos la mayoría de las jefas de los hogares pobres, ocupamos la mayor parte de los trabajos precarizados, entre un largo etcétera que muestra esa doble opresión”. Asimismo, las organizaciones convocantes fueron contundentes señalando en el documento que “en Argentina, cada 30 horas es asesinada una mujer por el solo hecho de serlo” y que “el gobierno nacional, año tras año, viene negando el presupuesto que reclamamos para proteger a las mujeres que viven situaciones de violencia”.

En La Plata

El 8 de marzo, en el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, asistimos a una jornada convocada por las organizaciones que componen la Campaña Nacional Contra las Violencias Hacia las Mujeres en La Plata. Bajo el lema “No estamos solas, estamos organizadas”, realizaron una intervención en la Plaza Italia.

Se denunciaron los innumerables casos de femicidio. Se exigió: la desarticulación de las redes la trata y el fin de la Justicia patriarcal, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, el aborto legal, seguro y gratuito, que se cumplan los protocolos de abortos no punibles, basta de violencia de las instituciones médicas, judiciales, de protección de derechos, las comisarías de la mujer, etc., basta de lesbotransfobia, a igual trabajo igual salario y tantos otros temas por los que luchan las mujeres desde la agrupaciones de género.