La Legislatura aprobó la ampliación del Presupuesto

El Parlamento porteño sancionó la ley que establece la ampliación del Presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires. El oficialismo sostuvo que el objetivo de la norma es actualizar las cuentas con los aumentos salariales.

La iniciativa obtuvo 37 votos afirmativos, 3 negativos y 17 abstenciones. El Pro contó con el apoyo de SUMA+, Confianza Pública, el Partido Socialista y el Frente Renovador, mientras que la Coalición Cívica, el Frente para la Victoria, Sindical Peronista, el PSA y Bien Común se abstuvieron. Marcelo Ramal (FIT), Patricio Del Corro (PTS) y Fernando Vilardo (AyL) se opusieron.

En la solicitud se estima una ampliación de 8.344.279.000 pesos, lo que representa un 7,4% del Presupuesto actualmente en vigencia.

“Cómo todas las ampliaciones este caso no es la excepción. El 40 % de la ampliación presupuestaria se justifica por los aumentos salariales de los trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires representados en el sector de la salud, la educación y el resto” afirmó el diputado oficialista y presidente de la comisión de Hacienda, Alejandro García en diálogo con Abran Paso.

El Legislador agregó que otra parte del presupuesto se destinará a “comedores escolares, geriátricos y diferentes servicios que afronta la Ciudad que, inflación mediante, tienen un reflejo en cuanto a la ampliación de los créditos para poder respetar el pago de esos contratos vigentes”

El vicepresidente del Frente para la Victoria, Gabriel Fuks, adelantó la abstención del bloque y señaló que la iniciativa necesita “mayores precisiones concretas”. Asimismo, cargó contra el pedido de 1.100 millones para los intereses de la deuda pública y subrayó que “esta timba financiera dañará a los sectores más vulnerables”.

El jefe del bloque del Partido Socialista, Roy Cortina, aclaró que “producto de la situación altamente sensible de los trabajadores, es que vamos a votar a favor”, pero remarcó los “déficits y críticas” hacia el proyecto. Además, pidió que el oficialismo “reflexione” sobre “las prioridades” en la elaboración del Presupuesto 2017.

Las 17 abstenciones que recibió el proyecto del oficialismo demuestran un grado importante de disidencia que no legó a un voto en contra porque buena parte del presupuesto aprobado será destinado a una recomposición de los salarios y de los recursos destinados a aspectos sociales. Pero de todas formas se muestra una pérdida de consenso creciente por parte del bloque oficialista y habrá que ver cuales serán los alcances de esta tendencia.