La Justicia ordenó bajar la tarifa del subte “de inmediato”

La Jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, Elena Liberatori, quien ya definió acerca del aumento en los pasajes del subterráneo, ordenó esta tarde que la Ciudad debe reducir los montos “de inmediato”. Desde marzo, viajar en subte cuesta $4,50 luego de que el Ejecutivo porteño aumentara la tarifa, cuyo valor era de $3,50.
Luego del fallo judicial de Liberatori de hace un mes, cuando ordenó que el Gobierno porteño debía reducir de $4,50 a $4,25 para quienes compran el abono mensual, la magistrada le exigió al Ejecutivo de la Ciudad que cumpla “de inmediato” con la orden librada a mediados de abril.
La definición se da en el marco del amparo presentado en marzo por el legislador Alejandro Bodart (MST), cuando el Gobierno de Mauricio Macri decidió aumentar el costo del boleto de $3,50 a $4,50. Al conocer la decisión que tomó esta tarde Liberatori, Bodart señaló que “el fallo es positivo”, aunque adelantó: “Vamos a seguir reclamando por el aumento individual de la tarifa”.
“El gobierno porteño deberá devolverle el dinero de las personas que ya fueron afectadas por el aumento”, puntualizó Bodart sobre los detalles del escrito firmado por la magistrada.
“Ahora SBASE debe bajar el tope de viajes para aplicar los descuentos a las tarjetas SUBE y Monedero, compensar lo cobrado de más, descontar los feriados, disponer el abono de 20 viajes y que todos los abonos venzan a un año. Si no lo hace, la jueza multará a los altos cargos de SBASE, cuyo titular es Juan Pablo Piccardo”, destacó Bodart.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió, a principios de marzo, implementar un nuevo aumento en la tarifa. En esta ocasión, el incremento fue justificado para financiar el servicio y poder llevar adelante obras necesarias. Días atrás, por ejemplo, la Ciudad informó que la línea B estará paralizada los sábados, domingos y feriados ya que se realizarán obras para la implementación de nuevos coches y una mejora integral del servicio.
Además, en ese momento también se implementó una suba con tarifas escalonadas dependiendo la cantidad de pasajes mensuales que sean utilizados tanto en la tarjeta SUBE como en la Monedero, que variaban entre los $3,90 (en los casos en los que se utilizaba más de 45 veces por mes el servicio) y los $4,50, para quienes lo utilizaban menos de 20 veces al mes.
Esto despertó críticas no sólo de parte de los usuarios, quienes se vieron afectados por el aumento, sino también por los trabajadores que responden a la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y el Premetro (AGSTyP), que cuestionaron el nuevo aumento y llevaron adelante una audiencia donde exigieron que se implemente un boleto social, donde el sistema de transporte público esté prácticamente subsidiado por el propio Estado.
El de marzo, es el tercer aumento que la gestión macrista implementó en el servicio desde que se hizo cargo del subterráneo. En todas las ocasiones, legisladores de todos los bloques (menos el PRO), iniciaron acciones judiciales contra la compañía administradora del servicio, Sbase.