La Comuna 3, paraíso de eventos de fantasía e historieta

Centros culturales y sitios históricos son sede de exposiciones y convenciones donde asisten miles de personas fanáticas del Cómic.

Mucho antes que los eventos internacionales como la Comi-Con o derivados copen la escena y convoquen miles de fanáticos y curiosos, los barrios de Balvanera y San Cristóbal (Comuna 3) ya mantenían la tradición de ser epicentro de convenciones dedicadas a la fantasía, la historieta y otras tantas manifestaciones de la cultura pop.

A nivel local, los sitios elegidos para organizar los encuentros son históricos para estos barrios. En primer lugar, vale citar el Colegio San José, de Azcuénaga, entre Mitre y Perón, dentro del Área de Protección histórica de Balvanera (APH 13).

Se trata de uno de los establecimientos escolares más antiguos de Buenos Aires, con una mística única, puesto que su arquitectura tiene una impronta neogótica e italianizante. Esto ante los ojos de fanáticos del noveno arte y la fantasía equivale a celebrar eventos culturales en sitios que se asemejan a las locaciones de Harry Potter o emulan castillos a lo Game of Thrones. Columnas antiguas, pisos en damero, enredaderas que en otoño lucen degradé carmesí son el paisaje natural donde por varios días seguidos desfilan jóvenes (y no tanto) ataviados como los protagonistas de estas sagas con millones de seguidores en todo el mundo.

Durante el año se desarrollan varias ediciones de distintos ciclos con nombre propio, a cargo de productoras conformadas en su mayoría por fanáticos del género con conocimiento en el armado de convenciones. Durante un fin de semana reúnen a varios puesteros de merchandising (reventa de artículos alusivos a series e historietas), también a artistas e incluso invitados especiales, nacionales e internacionales.

Con esta dinámica, los vecinos de Balvanera han disfrutado años atrás la presencia de Humberto Vélez, el doblajista que da vida a Homero Simpson en la versión latinoamericana. “Anda la osa” y otra frases icónicas y exclusivas de la versión en castellano son de su autoría. Estuvo como invitado especial durante una convención de Ani Comix.

También han sido “huéspedes de honor” del barrio Mario Castañeda, doblajista de Gokú, protagonista de Dragon Ball Z, una de las series japonesas más exitosas a nivel mundial. Se sumó la presencia de Marcos Patiño, cuya voz interpretó a Ikki de Fénix, de Caballeros del Zodíaco (Saint Seiya), animé destacado de la cultura pop de los años noventa, vigente en la actualidad gracias a nuevas sagas que continúan el argumento original.

En estos eventos se cuenta con la presencia de cosplayers, que son personas que se visten e interpretan a personajes ficticios de series y películas. En el último tiempo esta actividad creció de la mano de concursos y visibilidad en redes sociales. Conllevan un gran trabajo de producción y el resultado final hace que el público pida fotos con ellos al por mayor. Se habló mucho del asunto ya que Estanislao, hijo del electo presidente Alberto Fernández, es un célebre cosplayer.

Los juegos de video son parte fundamental de estos encuentros. En Balvanera Jigoku Producciones y After Game realizan Retro Start Turbo, una propuesta en el Centro Galicia (Mitre 2552). La última edición fue el domingo 17 de noviembre.

Durante la jornada hubo, como es usual en estos encuentros, arcades con juegos de pelea, beat em ups, clásicos, Pinballs/Flippers y Rockola. También se puso a disposición del público medio centenar de consolas en freeplay: “Revivi todos los clásicos de tu infancia, los títulos más emblemáticos en sus consolas originales. Sega Genesis, Atari, Super Nintendo, Nes, Playstation y muchas más”. Otra atracción fue el desarrollo de torneos de Mortal Kombat y Dragon Ball Z Tenkaichi 3 (Playstation 2), con premios y trofeos.

En el evento estuvieron presentes figuras de Magic Kids, el popular canal de cable infantil que fue hito en los años noventa y marcó a varias camadas de millennials, uno de los sectores etarios clave de estos encuentros, más allá de que estén pensados para toda la familia.

Estaba anunciada la presencia de Lionel Campoy y Natalia Dim, conductores del ciclo Nivel X, dedicado a los videojuegos. También iba a ser parte del evento Gaby Roife, quien conjunto, en la misma señal, A jugar con Hugo. A casi 20 años del cierre de este canal, sus contenidos son recordados con cariño y vigencia por los asistentes a este tipo de propuestas culturales.

En San Cristóbal también hay lugar para estos eventos. Uno de los puntos de encuentro más destacados es el Teatro Mandril, de Humberto I casi Jujuy. Allí se realizó el ciclo “de cine salvaje” Muere Monstruo Muere, organizado por cinéfilos del Clase B y el Bizarro, géneros en alza tras la irrupción de festivales como el Buenos Aires Rojo Sangre, que a fines de noviembre inicia su edición 20.

Muere Monstruo Muere durante cinco años reunió en sus fechas a desarrolladores de videojuegos, artesanos del juguete (toy-makers), editores de libros y revistas independientes y productoras alternativas de cine. El resultado fue una contracultura ligada al lema “hazlo tú mismo” que llenó salas en cada proyección. La identidad del ciclo fue clave, así como también la curaduría, gracias a la cual se vieron incunables locales (Viejas Explotaition o Malvinator) y al mismo tiempo joyas del cine de acción coreano, clásicos millennials como la película de los Power Rangers o terror bizarro. Todo esto con música en vivo, entre quienes fueron habitúes Los Rusos HDP y bandas del indie.

Este mes se hizo la última edición del ciclo. No obstante, sus organizadores reconocen que se ha generado un público fiel y no descartan que a futuro haya nuevas propuestas con el mismo espíritu.

En este lugar también se celebra Dibujadxs, encuentro de ilustradores, guionistas, editores. Inicio en 2011 y al poco tiempo desembarcó en el Mandril. Durante dos o tres jornadas consecutivas hay feria de editoriales independientes (fanzines, revistas, libros, calcos, tazas). También hay presentación de libros, talleres y entrega de distinciones a referentes del noveno arte.

Es un evento de entrada libre y gratuita (se donan alimentos no perecederos para distribuir en zonas vulnerables). En cada edición hay una muestra temática, para la cual se hace una convocatoria abierta de artistas. Los trabajos escogidos se cuelgan en los muros del teatro y se compilan en revistas, libros o álbumes de figuritas. Muchos artistas expusieron su trabajo por primera vez aquí.

La última edición se hizo el fin de semana pasado y allí sus organizadores informaron que en abril de 2020 se hará el encuentro de despedida: “Terminó un nuevo Dibujadxs y no fue cualquier otro. En esta ocasión anunciamos que el próximo será el último… nos entristece mucho, pero también sabemos que es necesario. Creemos que el encuentro ya cumplió un ciclo, nos hizo muy felices y es hora de darle un merecido descanso. No podemos decir mucho más, estamos muy emocionados… como nunca. Los esperamos en abril del año entrante para el Dibujadxs XX y celebrar el final, porque les aseguramos que va a ser una verdadera fiesta”.

Estos cambios ocurren en el contexto donde se dirime el destino del Mandril. En mayo de este año la asamblea que gestiona este espacio cultural, que ofrece teatro, cine, talleres y otras expresiones, comunicó: “El espacio que alquilamos se puso en venta con fecha límite en abril del año que viene. Frente a esta situación tomamos la decisión de comprarlo para garantizar la continuidad y el crecimiento del proyecto. Impulsamos una campaña de financiamiento colectivo con el fin de recaudar los fondos necesarios para comprar el espacio. El Teatro Mandril necesita reunir $25.000.000 para abril del 2020. Sí, parece ridículo. Sin embargo con 100.000 aportes de $250 por única vez, el objetivo imposible se vuelve realidad”, explican sobre el monto.

“La cooperativa del Teatro Mandril también decidió que el 5% de todos los fondos recaudados vuelva a la comunidad: Este porcentaje se destinará a subsidiar proyectos y hechos artístico-culturales mediante una convocatoria abierta a todas las personas y proyectos que hayan hecho aportes durante la campaña. Deseamos que esta campaña impulse la construcción de un nuevo paradigma de soberanía cultural que no le tema a la diversidad, sino que la entienda como un gran tesoro”, concluyen.

En el presente la búsqueda de fondos continúa vigente y se esperan novedades, llegada la fecha límite.

Estos eventos no son los únicos, ya que hay muchos organizadores que encuentran en Balvanera y San Cristóbal espacio óptimo para generar grandes propuestas en homenaje y disfrute a la cultura pop, uno de los grandes fenómenos contemporáneos.