Inscripción voluntaria en el Jardín del Hospital Ramos Mejía

La inscripción voluntaria es una medida de fuerza que realiza la comunidad educativa para visibilizar la problemática del cierre de la Sala de Lactario, para niños de 45 días a un año, por una determinación del Ministerio de Educación.

La Escuela Infantil 6 del Hospital Ramos Mejía del barrio de Balvanera recibe niños de 45 días a cinco años. Es un establecimiento educativo que funciona hace 32 años. El Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dictó una resolución en octubre del año pasado en la que se decidió que no se abrirá la Sala de Lactario en 2019.

Cuando se dictó la resolución, un grupo de docentes decidió denunciar esa situación y recibió el apoyo de la comunidad educativa, vecinos y distintas personalidades del arte y la cultura. Se realizaron múltiples manifestaciones, festivales y movilizaciones.

Los último días de enero y los primeros de febrero se realizó una “inscripción en papel” en diferentes turnos. Los martes y miércoles de 9 a 12 hs.; los jueves y viernes de 13.30 a 16.30 hs.

Esta medida llegó a muchos lugares a través de la difusión en los grupos de salas, el hospital y entre quienes necesitan la vacante. Un grupo de docentes se encargó de recibir a las familias que intentaban inscribir a sus hijos.

“El lactario tiene la posibilidad para 45 lactantes y son 45 familias las que esperan la vacante. Fue muy buena la repercusión, cubrimos las 45 vacantes y más también”, afirmó Valeria Scaffa, una de las docentes, en diálogo con Abran Paso. “A todo el mundo se le explicó que la inscripción era una medida de fuerza para visibilizar y esperando tener una respuesta positiva de parte de la autoridades”, agregó.

Valeria destacó que la respuesta de la comunidad fue muy positiva, no solo se acercó gente que necesitaba la vacantes, sino vecinos para interiorizarse mejor de la problemática, aclarar dudas, etc. “Vinieron muchísimos vecinos, y docentes que habían trabajado en el Jardín que ahora están jubiladas o en otras funciones, a brindarnos su apoyo”.

La comunidad educativa en general espera que este año en el “Jardín del Ramos” funcione el lactario. “Hay muchas familias que eligen nuestro Jardín. Esperamos que los trabajadores del Hospital, los hermanitos que están sin vacantes, y toda la comunidad pueda tener acceso y que no se vulnere los derechos”, sostuvo Scaffa.

Horacio Rodríguez Larreta se había referido el año pasado a esta situación en Radio 10 y relativizó la denuncia de la comunidad educativa al sostener que no se trataba de un cierre sino de una reubicación; se trasladarían al nuevo jardín que se abrirá en Manzana 66 ubicado en Belgrano y Jujuy.

La Sala de Lactario no podría trasladarse este año ya que la construcción del nuevo Jardín de la Manzana 66 estará terminada recién el año que viene. Esto implica que en Balvanera no habrá lugar este año para las 45 vacantes de la Sala de Lactario del Hospital Ramos Mejía que cerró el Gobierno de la Ciudad.

La Red de Vecinos y numerosos docentes reclaman que el nuevo edificio se utilice para incrementar la cantidad de vacantes en la Comuna 3 porque es una de las zonas con menor oferta.

La comunidad educativa de Balvanera que necesitan de la Educación Pública todavía aguarda respuestas.

Deja un comentario