Inauguración de una manzana verde y pública para los vecinos

Balvanera ya disfruta de un nuevo espacio verde. Los habitantes del barrio impidieron que el sitio que hoy ocupa una plaza se transformara en un emprendimiento privado y lograron que el lugar sea para resolver las necesidades de la comunidad.

Ya pasó Nochebuena y Navidad, se termina el año 2018, pero Balvanera no descansa. Todos sus vecinos están disfrutando de uno de los logros más merecidos, tras años de lucha, juntos están presentes en uno de los eventos más importantes de los últimos años para el barrio.

La ciudad parece dejar atrás esa frescura que, por momento, permitió olvidar que es diciembre en Buenos Aires. El calor del verano porteño regresa con todo su furor. A las 11 hs. de la mañana el sol pega fuerte en la Manzana 66, Plaza de los Vecinos.

Muchos se concentran en la doble vereda ubicada en el costado de avenida Jujuy, abajo del árbol más grande de la plaza. Un camión pequeño estaciona y un grupo de trabajadores baja las herramientas para armar el escenario. En instantes se disfrutará de los sonidos de la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires.

Allí está el comunero Lucas Núñez, afeitado, agitado y atento a la organización del evento, como de costumbre. “Me voy hasta la calle Pichincha”, dice. “Desde ahí vamos a venir caminando con Horacio”, agrega, para explicar como será la llegada del jefe de Gobierno.

En la esquina de Moreno y Jujuy está uno de los hombres que más se movilizó para que se haga la Plaza;  Alberto Aguilera, a pesar del calor, viste con camisa, pantalón, zapatos y sus inconfundibles lentes oscuros. Lo abrazan vecinos e integrantes de asambleas vecinales de otros barrios. Luego lo rodean grabadores y micrófonos de varios medios nacionales y vecinales.

Más tarde se brinda para una entrevista exclusiva con Abran Paso. Expresa su felicidad, cuenta lo que vivieron en la Legislatura para conseguir que se apruebe la construcción de la Plaza y reclama solidariamente que se resuelvan demandas vecinales de distintos barrios. Sobre el final de la entrevista comienza a sonar la Orquesta Sinfónica como si fuera la música de fondo de sus palabras. No se detiene en su hablar, continua con la enumeración de los reclamos, y cuando finaliza abraza al cronista de este medio que acompañó todas las luchas de los vecino, y se emociona.

En el camino hasta la inauguración de la plaza en la Manzana 66 sucedieron muchas cosas. Los protagonistas principales de la historia son lo vecinos que se rebelaron ante un emprendimiento privado injusto, que pensaron un proyecto para el barrio y que, después de años de lucha, disfrutarán de una plaza, algo que parecía imposible.

 

Deja un comentario