Ilusiones e inclusión social del deporte

Alentando Ilusiones es un equipo de hockey, pero es más que eso, reúne al día de hoy más de 80 chicas y chicos que a través de este deporte se alejan de muchos de los condicionamientos que les plantea el medio en el que viven.

El proyecto nace como una necesidad familiar a instancias de una mamá cuando perdió su trabajo y debió recortar gastos. Lo primero que suprimió fue el club donde entrenaban Matías, Camila y Nadia, sus tres hijos. “Mi idea – dice ella- era que no perdieran lo que hacían en el club, entonces veníamos acá a entrenar. Se empezó a correr el boca en boca y al mes ya eran más de 50 chicas”, con su familia vive en la Villa 1-11-14. Junto a su marido,  se convirtieron en los entrenadores, se formaron técnicamente y comenzaron con las prácticas de entrenamiento abiertas a todos los niños y jóvenes del barrio, prácticas que son totalmente gratuitas.

Alentando Ilusiones no tiene cancha propia, tampoco sede social y por eso los entrenamientos son en la plaza del barrio. Sin embargo eso no es una barrera para formar las siete categorías con las que participan en dos torneos en simultáneo, con jugadoras y jugadores de entre 5 y 18 años.

Los niños y jóvenes que concurren a las prácticas no pertenecen sólo a la  Villa 1-11-14, sino que se integran además aquellos que viven en distintos barrios de la comuna.

En palabras de Carla Rebecchi “la  pasión es el motor de la inspiración y  eso es lo que hacen Patricia Ortega, Sebastián Munita y el equipo de hockey de Alentando Ilusiones: inspiran. Nos muestran que con muy poco se puede hacer y dar mucho. Que con ganas y con pasión se pueden lograr grandes cosas. Como formar un equipo de hockey en un barrio con chicos con menos posibilidades y en un entorno vulnerable. Que no importa ni cómo, ni cuándo, ni dónde, que cuando se pone el corazón en lo que uno hace, los resultados siempre son positivos. Como ellos, que con este deporte logran alejar a muchos chicos de cosas malas y darles un entorno de contención.

Generan un espacio para que vayan a divertirse, a disfrutar, a ser parte de un equipo, a hacerse amigos, a emocionarse, a reír, a llorar, a compartir, en fin, a crecer. A crecer sumando valores que los van a acompañar el resto de sus vidas, que los van a ayudar a tomar decisiones, que van a marcar su camino, que les van a abrir puertas, que los van a ayudar a relacionarse con los demás, que van a forjar sus personalidades”.

Gracias a esa fuerza, a la preparación y el compromiso, estos jóvenes ya han recorrido un gran camino, participan de los Juegos Porteños, de Torneos Mixtos, han viajado para competir en la Provincia de Córdoba, en Chapadmalal y distintos lugares de la Provincia de Buenos Aires. Los más grandes, ya se forman como árbitros y como entrenadores, para ello han realizado cursos de formación con Daniel Cravero – Asociación Argentina de Árbitros de Hockey- , Agustín Corradini y Carlos Retegui.

Las clínicas son habituales también en la formación del equipo, para ello se ha contado en diversas oportunidades con la presencia de grandes referentes como Luciana Aymar, Pilar Campoy y Gisela Juárez que han realizado un invalorable aporte a la consolidación del equipo.

Las prácticas de capacitación tienen además su continuidad en el CENARD con Los Leones, en el club San Lorenzo, en el Club River Plate con Macarena Rodríguez y Victoria Sauze.

Las niñas y niños más pequeños del barrio son importantes protagonistas ya que se acercan a partir de los cuatro años demostrando interés por este deporte y por las posibilidades que Alentando Sueños les brinda.

Son muchas las historias personales y vivencias familiares alrededor de las actividades del equipo, el fortalecimientos de las familias es otra de las posibilidades que brinda el deporte y en este caso es también un objetivo central, cuando todo se hace a pulmón se estrechan los lazos de solidaridad y compromiso de las familias que realizan todo tipo de actividades para recaudar fondos y poder acompañar a sus hijos.

Entre los próximos objetivos se encuentra formar parte de la Asociación de Hockey de Buenos Aires con el fin de poder ampliar la participación en los distintos torneos.

El deporte es un facilitador importante del desarrollo sostenible, el deporte realiza grandes contribuciones  al desarrollo y a la paz en cuanto a su promoción de la tolerancia y el respeto y lo que aporta al empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, tanto a nivel individual como comunitario, así como a la salud, la educación y la inclusión social.

En el caso de mujeres y niñas sumado a los beneficios que obtienen en si mismas, el aumento de su participación en actividades físicas y en el deporte tiende a fomentar un desarrollo positivo del mismo al generar miradas alternativas en cuanto a valores, conocimientos, actitudes y capacidades. En cuanto al liderazgo puede promover la diversidad  y ampliar intelectualmente las áreas como la dirección técnica, el entrenamiento y el periodismo deportivo.

Para los jóvenes la práctica de deportes no solo implica mejor salud en su vida adulta, sino es de gran importancia para el desarrollo de su personalidad, ayuda a la estabilidad emocional, al aprendizaje y repercute en todo el plano psíquico y emocional propiciando las sensaciones de bienestar y optimismo.

En relación a ello la Organización de las Naciones Unidas ha declarado el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, con el objetivo de concientizar sobre el papel que el deporte puede desempeñar en la promoción de los derechos humanos y el desarrollo económico y social, es en este sentido que debemos considerar a todas aquellas organizaciones de la sociedad civil que realizan su aporte en este ámbito como de vital importancias para nuestro presente y para el desarrollo de la sociedad futura.

Deja un comentario