Vecinos de Once corren con palos y baldazos de agua a vendedores de droga: “Tememos que termine en un caso de Justicia por mano propia”

En diálogo con este medio, desde la Red Manzana 66 alertan que hay vecinos cansados del delito y dispuestos a confrontar con dealers y arrebatadores violentos.

Es un cara a cara. Los vecinos saben quiénes venden droga en el barrio, quiénes roban, quienes golpean. Conocen las esquinas donde paran, incluso sus nombres. Los ven más a menudo de lo deseable. Dicen que en la fiscalía los liberan rápido y que los policías no ponen tanto esfuerzo en agarrarlos. La gente de Balvanera y alrededores está harta. “Una amiga corrió a los dealers con un palo, o les tiran agua desde un primer piso”, cuentan. Temen que esta sensación mute en conductas temerarias, que concluyan en hechos de “Justicia por mano propia” u otras situaciones límite de confrontación. 

En diálogo con este medio, Alberto Aguilera, de la Red de Vecinos por la Manzana 66, manifestó señas de cansancio ante la delincuencia estructural que aqueja a Balvanera y la Comuna 3. Aparte de dirigir críticas a autoridades policiales y judiciales, también se muestra sorprendido por la respuesta de la comunidad frente a la venta de droga y los robos violentos. 

Muestra de este nuevo estadio en la tensa convivencia dentro del territorio es que esta semana la Manzana 66 publicó fotos con los rostros de varios dealers que venden droga en al sur de Plaza Miserere. 

-Es fuerte grabar y sacar fotos a personas claramente vinculadas a la venta de droga ¿Qué pasó?

-No pasó nada. La brigada a la hora hizo un operativo. El juzgado federal decidió dejarlos ir. Es lo que pasa siempre. Ahora la diferencia es que los vecinos llamamos a la comisaría o al 911 y aparece el operativo. Antes no era así, pero tampoco sirve. El domingo se agarraron a palazos policías y vendedores. Se ve cuando los policías se tienen que ir porque la fiscalía no los quiere detener.

-¿Cuál es el argumento?

-No te dicen. Dicen que son perejiles. Los vas a encontrar siempre con poca cantidad de droga porque saben que con esa poca cantidad los largan. No es todo lo que tienen para vender. Un caño de escape, un árbol talado. La esconden en distintos lados. No es que se van a la villa a comprar más. Con una cámara de vigilancia la policía o la fiscalía pueden hacer el seguimiento. Nos metieron la idea de que porque hay cámaras estamos seguros y no es así. No usan las cámaras para hacer el seguimiento de los vendedores.

– Si detenés a la misma persona varias veces, se puede pensar en un modus operandi. 

-La gente empezó a perder el miedo. Hasta salen a buscar a los vendedores. Tuvimos dos vecinas perseguidas por una vendedora trans con un cuchillo. 

-En la Red Manzana 66 hacen denuncias públicas ¿cómo se garantiza la protección de los vecinos?

-A los vecinos ya no les importa, estamos tan jugados, tan hartos, que no nos importa. Te digo que gente grande fue perseguida por esta gente. Salen cuando los tranzas están por hacer una venta. Los vecinos empiezan a gritar para que no le compren. O los ven parados ahí y les dicen a los transas “Andate a otra cuadra”. Una amiga nuestra los corrió con un palo. O les tiran agua desde un primer piso. 

-¿Luego viene la represalia por parte de los vendedores de droga?

-No hubo represalias. Tienen una impunidad tan grande que no les importa. Hay una protección, pensamos. Esto esta blanqueado en los hechos. 

-Que yo recuerde es la primera vez que publican fotos de este tipo, con el rostro de los vendedores en la vía pública.

-Que las publicamos sí.

-¿Te da temor?

-No. Nosotros nos hemos metido en cosas peores. Ya estamos tan hartos que no nos importa. Acá hace unos años sacamos una red de prostitución infantil. Me llamaban a mi casa los familiares de la gente detenida. Ya no nos importa. Es una impunidad tan grande. Te sentís tan asqueado. Lo que antes nos costaba filmar un video, sacar un testimonio, ahora tenemos que elegir entre muchos videos para subir a redes.

-¿Por qué costaba antes?

-La gente no quería poner la cara. Hay otro mensaje más de la gente. La gente dice “yo no hago la denuncia en la comisaría no por miedo, sino porque es una pérdida de tiempo”. La denuncia la hacen con un video en Manzana 66.

-¿Producto de estas filmaciones y fotos, se comunicó alguna autoridad con ustedes?

-Hable con Ruth del Ministerio (de Justicia y Seguridad de la CABA). Me va a pasar con otra gente de narcomenudeo de Seguridad CABA. Yo completo el álbum. Hacemos un álbum de figuritas, vamos completando los funcionarios. No nos sirve. No ganamos nada cuando completamos el álbum. 

– Aparece algo en la Fiscalía que es un escollo inmediato, que decide liberar a las personas y no ahondar en los casos. ¿Saben qué hay detrás de esta fiscalía?

-Ellos están blindados. Vos por lo menos en Comisarías Cercanas antes tenías a los comisarios, funcionarios del Ministerio de Seguridad. Recién en los Foros de Seguridad Pública (FOSEP) aparecía uno representando a la Fiscalía. Decía “Bueno, ya te vamos a llamar”. Me llamaban al día siguiente. Hablamos una hora y luego no pasaba nada. Es siempre lo mismo. Yo hablo con todos. Ahora vos me preguntás qué espero de la llamada y yo te digo que no espero nada. No creo en ningún funcionario. Esto no es nuevo. 

-Ahora aumentó el movimiento.

-A mí lo que no me gusta es el cambio de la gente. Esta bárbaro que lo cuenten, que salgan, todo. Había vecinos que querían ir a buscar a un chico que anda robando en el barrio sobre todo a adultos mayores y los golpea a culatazos. Tenemos la dirección, el nombre, todo. Los vecinos lo querían ir a buscar y dejarlo en un tacho de basura. No es la solución. 

-¿Qué opinan?

-No somos salvajes, eso lo dejamos en claro en nuestras redes sociales. Al primero le vas a pegar, al segundo los vas a agarrar por la pinta y al tercero lo vas a agarrar aunque no tenga nada que ver. Vas a mandar al tacho a uno que no es. No avalamos la Justicia por mano propia. Sí bancamos el escrache al hecho delictivo. Bancamos el escrache a la gente en el momento en que cometen el delito. También el escarche a los funcionarios inútiles. 

-¿Y la policía?

-El domingo se agarraron a palos los vendedores con la policía. Se fueron solos los patrulleros. Yo también entiendo que va a llegar un momento en que los policías digan “bueno, para qué me voy a esforzar, exponerme a que me maten a palos si los larga la fiscalía”. 

-¿Te da miedo que sea como México que el narco controle las calles?

-No, porque la gente acá está harta. Tengo miedo que hagan Justicia por mano propia. No creo que lleguemos a eso que pasa en otros países como México con Narcoestados. Tenemos el testimonio de un diariero que fue asaltado. Te cuenta que tiene miedo cuando hace el reparto a las cinco de la mañana de un domingo, hay cuadras que no agarra.

-¿Hay vecinos armados dispuestos a enfrentarse con delincuentes?

-Hay vecinos que sí. Me dijeron vecinos de ir a buscar a este chico que le roba de forma violenta a los ancianos del barrio. Una situación es la defensa propia y otra es ir a buscar al delincuente para matarlo.

-¿Y la confianza en la policía?

-La gente no confía más en la comisaría. No lo denuncian, se habla en el barrio. Está bien que los vecinos nos manden videos y denuncias, pero la Red Manzana 66 no es la comisaría. Es grave porque si no se hace la denuncia ¿cuál es la solución? Ya es un nivel que estamos jugados. Ir a sacar fotos como hacemos sabemos que nos estamos jugando.  Es el nivel de hartazgo que tenemos.