Hay esperanzas de mantener en pie al Centro Gallego

Centro Gallego: Los socios dieron el “sí” para avanzar en un acuerdo con BASA.

El jueves pasado se realizó una asamblea donde se expresaron a favor de que Buenos Aires Salud, del Grupo Olmos, lo gestione el Centro Gallego por 30 años. Habrá otra reunión el 21 de mayo, donde se definirá la situación.

La junta fue en el Teatro Castelao del Centro Gallego (Pasco y Moreno, Balvanera, Comuna 3) y el objetivo fue discutir acerca de la propuesta del Grupo Olmos para diligenciar el lugar, con una posterior chance de comprar el inmueble. Desde el equipo directivo lo ven como una esperanza para mantener en pie la organización, acechada por una fuerte crisis financiera.

Actualmente, el inmueble está intervenido por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), que depende del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Mientras tanto, la Asamblea de Socios sigue en negociación con BASA para ultimar cuestiones técnicas y legales. El traspaso sólo se haría efectivo si el Grupo está dispuesto a hacerse cargo de la deuda actual.

El interventor, Martín Moyano, explicó que el contrato también establece que se mantenga el valor actual de la cuota social, más los incrementos que determine la Superintendencia de Servicios de Salud, que los asociados tengan asegurada su cobertura sanitaria a nivel nacional a través de todos los sanatorios que BASA y, el mantenimiento de los puestos de trabajo de los 350 empleados que desempeñan funciones en la institución.

En diciembre de 2017, las seis agrupaciones del Centro Gallego conformaron una comisión para tratar, en aquel entonces, la oferta que iba a presentar el Grupo Ribera Salud y la Fundación Favaloro. Si bien la propuesta no se concretó nunca, la comisión quedó como representante de los socios, donde sus miembros son elegidos democráticamente.

Las integrantes de la Asamblea fueron quienes expusieron sus inquietudes y propusieron modificaciones sobre la oferta a Raúl Olmos, presidente del grupo dueño de Buenos Aires Salud. Nadie de la junta directiva tiene injerencia en la decisión de los socios en cuanto a la transferencia, según afirmó el presidente electo Ramón Suárez.

En Radio Amplitud AM 660, Suárez destacó que lo más imperioso es la situación de los trabajadores a los que se les adeuda y los que, aceptando un retiro voluntario, nunca cobraron el dinero prometido. “Aunque estamos agobiados por la impotencia de sentir que no podemos hacer otra cosa que esperar, yo estoy tranquilo porque creo que las personas que tienen que aprobar esto (la Asamblea) merecen esa confianza”, enfatizó.

Deja un comentario