Fracasó la reunión por el Lactario del Jardín Maternal Hospital Ramos Mejía

Un grupo de familias se reunió con la Directora del Área de Educación Inicial del Ministerio de Educación de la Ciudad. La funcionario ratificó la decisión de cerrar la sala de bebes de la Escuela Infantil del Hospital.

Un grupo de padres de niños que asisten al Jardín Maternal del Hospital Ramos Mejía se presentó el martes pasado en la reunión que el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, compartió con vecinos de Balvanera en el Teatro El Cubo.

Le plantearon el problema que tienen sobre la decisión de la Ciudad de cerrar la Sala de Lactario de la Escuela Infantil Nº6 DE6 -ubicada en Venezuela 3158, inserta en el espacio del Hospital Ramos Mejia, en el barrio de Balvanera- y el Jefe de Gobierno los derivó con la subsecretaria de Educación Andrea Bruzzo. Ella les aseguró que no pensaban cerrarlo, sino trasladarlo. Las familias insistieron con que esto no era así porque se cerró la inscripción del Lactario para 2019. Ante la insistencia de los padres, la funcionaria les tomó el teléfono y se comprometió a llamarlos para citarlos a una reunión en el Ministerio de Educación.

Ayer por la tarde, un grupo de familias se reunió con la directora del área de Educación Inicial, María Susana Basualdo, y la directora General de Educación, Carola Martínez. Las representantes del Gobierno les comunicaron que Ministerio conducido por Soledad Acuña decidió cerrar de forma indeclinable la sala de bebés (Lactario) de la Escuela Infantil N°6 DE 6 Hospital Ramos Mejía en 2019 y eliminar el Jardín Maternal en un plazo de tres años.

“Las autoridades hablan del “traslado” de la escuela a un nuevo edificio, para intentar disimular. De la reunión se desprende que el Gobierno se dispone a cubrir la faltante de vacantes en jardines de infantes (3 a 5 años) cerrando los jardines maternales. Se trata de una maniobra encaminada a “solucionar” el problema sin aumentar ni un centavo el presupuesto, y desconociendo que la propia Constitución de la Ciudad obliga al Estado a garantizar la escolaridad desde los 45 días de vida”, aseguraron los padres en un comunicado.

Ante esta situación, la comunidad educativa anunció que intensificará las medidas de lucha hasta que se habilite una inscripción extraordinaria a Lactario y se dé marcha atrás con la política de cierre de jardines maternales.