Festival por el Teatro Luisa Vehil

Cientos de vecinos de Balvanera se volvieron a juntar en su puerta para reclamar que se tomen las medidas necesarias para evitar su cierre.

Tres de la tarde en Balvanera. Los pocos rayos de sol que atraviesa la calle H. Yrigoyen al 3100 parecen ser el refugio para que los vecinos se cubran del frío invierno porteño. Todos intentan captar su calor cuando los edificios de la zona lo permiten.

Un referente vecinal se fastidia porque se hicieron todos los trámites para que se corte la calle durante Festival, pero la Policía se niega. Y no solo eso. Advierten al comunero Lucas Núñez con una posible contravención contra él si la interrupción del tránsito no se hace efectiva.

El Comunero comienza una larga gestión, que incluye llamados y visitas a la Comisaría, hasta que logra el objetivo y los oficiales trasladan un patrullero a las esquina de Yrigoyen y 24 de noviembre para realizar el corte.

Lejos de agotarse por las adversidades, el referente comunal y Lucas Núñez intensifican su actividad. Ordenan sillas, acomodan el escenario y preparan todos los detalles del festival que se viene a continuación.

No están solos. Unas veinte personas trabajan con ellos. Todo los hacen con mates, chistes y carcajadas de por medio. La calle se empieza a llenar. Se despliega una feria, un castillo inflable y juegos infantiles para hacer una celebración tardía del día del niño.

Entonces empieza el show. El director del teatro Rubén Hernández Miranda saluda y agradece a los presentes. Más tarde anuncia el primer número de la tarde. Suena una pista, sobre ella una mujer vestida con campera de cuero y lentes oscuros muestra su destreza con un saxofón. Luego otra mujer hace lo propio con un violín mientras se prepara la murga Los payasxs con overol.

Al tiempo llega el momento más importante de la jornada. “Este es un teatro que con su pequeñez siempre ha logra que el público llegue de todas maneras, y que llegue con una sonrisa, con las esperanza de saber que lo que va a encontrar aquí dentro son personajes que se les acercan con una fuerza irrebatible. Estoy muy feliz de bautizar este teatro”, dice la cantante de tango y ex diputada de la Ciudad, Susana Rinaldi, antes de descubrir una placa con la inscripción: Teatro Luisa Vehil sitio de interés cultural de la Ciudad de Buenos Aires

Deja un comentario