Familias en riesgo de ser desalojadas del Hotel de Catamarca 463

Son una docena de familias y hay al menos 20 menores de edad. Algunos inquilinos hacen mas de 10 años residen allí. El día 17 de marzo es la fecha pactada para vaciar el edificio.

Las familias que habitan hace añares el Hotel de Balvanera pueden quedar en la calle el próximo martes. Así lo establece una sentencia judicial, de la cual los inquilinos ya fueron anoticiados. Hasta el momento no todas las personas encontraron un nuevo hogar.

“El juez fijó fecha. El 17 colocará un policía de consigna. Quien salga del hotel no podrá volver a entrar. El día 17 cada uno debe ir con sus cosas al nuevo lugar donde se va a quedar”, dice un audio que se viralizó entre inquilinos donde se daban instrucciones para afrontar la dura jornada.

El audio además pide que los inquilinos vayan a Pavón y Entre Ríos, a una de las sedes del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, donde recibirán un subsidio habitacional inicial de $8.000 para poder alquilar alguna pieza en otros hoteles familiares de la Ciudad.

“Todo fue muy rápido. Llegaron las intimaciones de desalojo y ahora estamos viendo dónde mudarnos. No todos encontraron un lugar nuevo. Hay una señora con diez hijos y no la quieren recibir en ningún lado”, cuenta Pamela, una inquilina damnificada por el desalojo.

Explica que las familias le pagaban el alquiler mensual a un hombre de nombre Diego, quien subalquilaba las habitaciones. Existe una dueña del edificio, quien hace un año y medio “ya no quería renovar el contrato, dijo que las familias no podían alquilar más y se tenían que ir, pero este hombre siguió alquilando, las familias siguieron pagando”.

Agrega que días atrás llegó una primera carta de intimación advirtiendo la ejecución del desalojo, firmada por esta mujer, la dueña. “Esa carta solo la firmaron a modo de recepción tres personas de las familias”, dice Pamela y sumó: “Al resto ni nos avisaron”.

“Cuando vino la segunda carta con el día del desalojo nos tomó de sorpresa, no habíamos hecho tiempo a organizar acciones de ningún tipo. No estábamos seguros sobre qué hacer. Nos dijeron que no se podía hacer nada, que estaba todo en proceso. Nos asesoramos con un grupo de abogados que pudieron alargar el proceso para buscar algún nuevo lugar para vivir”, señala.

“El desalojo está fechado para este martes y todavía hay familias que no encontraron un nuevo lugar para irse a vivir, yo no sé cómo van a hacer”, lamenta Pamela. “Hay personas que directamente van a salir ese día con sus cosas a la calle y de ahí van a seguir de largo hasta encontrar un lugar nuevo”.

La inquilina plantea la dificultad de encontrar vivienda estando en situación vulnerable: “En la mayoría de los hoteles no reciben a personas con chicos. Aparte, alquilan con todo amoblado, no quieren que lleves nada, ¿cómo vas a hacer con las pertenencias? ¿las vas a dejar en la puerta, en la calle? De entrar a un alquiler formal ni hablar porque te piden mil papeles, entre ellos recibo de sueldo o garantía en Capital Federal”.  

Sobre el contacto con autoridades del Gobierno porteño, Pamela cuenta que enviaron a las familias damnificadas del hotel de Catamarca a la Defensoría Tutelar Nº 1: “Ellos nos hicieron llevar papeles a Pavón y Entre Ríos para tramitar un amparo, que nos habilita el subsidio habitacional”. “Nos dijeron que el día que se haga el desalojo nos van a dar un cheque de $8.000 para atravesar las primeras semanas. En los primeros 15 días se va a tramitar un subsidio habitacional para las semanas siguientes”, sumó.

Antes del próximo martes 17, las familias piensan organizarse. Pamela cuenta que este viernes a las 21 habrá una asamblea entre los inquilinos damnificados para evaluar entre todos cómo está la situación de cada familia. Además, no descartan hacer una protesta el mismo día del desalojo: “Estamos llamando a canales de televisión, acercándonos a medios, para dar a conocer este problema que hoy tenemos, para darle mayor visibilidad. La fecha de desalojo está fijada pero esperamos haya alguna resolución porque así como están dadas las cosas muchas personas se quedan en la calle sin posibilidad de encontrar un nuevo sitio donde vivir”.

Esta situación que ocurre en la calle Catamarca es una constante en el barrio de Balvanera y alrededores. En la zona comercial del Once (calles Moreno, Hipólito Yrigoyen, Urquiza, entre otras) hay muchos hoteles familiares y hoteles de pasajeros que en los hechos funcionan como la vivienda de cientos de familias.

Muchos de esos hoteles son propiedad de familias o de herederos que con el correr de los años se desentienden de la administración. En algunos casos aparecen personas que dicen subalquilar las habitaciones o directamente aparecen nuevos dueños. Las familias pagan meses y años de alquiler a personas que no siempre terminan siendo las dueñas legítimas de los hoteles. Luego, en poco tiempo, aparecen estas sentencias de desalojo firmadas por los dueños originales, donde los inquilinos no cuentan con derechos o no tienen alternativas para defenderse legalmente. Irse a otros hoteles es la única alternativa que les queda, en el caso de que sean recibidos en alguno.

El de Catamarca no es el único desalojo reciente. El 20 de febrero desalojaron a 15 familias del edificio de México 2645, frente a la Plaza Velasco Ibarra y Organizaciones sociales alertaban que había al menos 250 trámites de desalojo en puerta, con eje en el barrio de La Boca.

Estos desalojos contrastan con datos oficiales porteños. El IVC informa que la Ciudad de Buenos Aires tiene 138.328 viviendas ociosas, el 9,2% de todos los inmuebles porteños. El de Balvanera y San Cristóbal es el 0,7% de este volumen.
El porcentaje de vacancia dentro la Comuna 3 es del 11,1%, uno de los más altos de la Ciudad. Se estima que son cerca de 10.500 viviendas en ambos barrios.