FALLO A FAVOR DE LOS DELEGADOS DE LEAR

Pacheco. El Ministerio de Trabajo de la Nación resolvió reconocer a Comisión Interna y dispuso el reingreso a la planta de uno de sus delegados.

El pasado 31 de julio el Ministerio de Trabajo citó a la Comisión Interna de Lear y les comunicó que había recibido el fallo de la Justicia para su reinstalación y para la impugnación de la asamblea convocada por SMATA. A partir de ese momento los trabajadores iniciaron una nueva etapa que consistió en buscar hacer cumplir el fallo de la Justicia. Ahora los operarios esperan al Ministerio de Trabajo en la puerta de la empresa en el horario de entrada. Sospechan que si el veedor no llega, los delegados no podrán entrar. En ese caso realizaran un nuevo bloqueo impidiendo la producción en la fábrica. Ese mismo día la ISDA declaraba el “defaul selectivo” para la Argentina.

Esto sucedió así lunes y martes con mucho éxito de la medida de fuerza en ausencia del veedor del Ministerio. El miércoles 6 la empresa anunció un cierre temporario de la planta, suspendiendo por tiempo indeterminado a todos los trabajadores, que cobrarán por 15 días el 100% del salario. El viernes, en medio de una nueva jornada se hizo presente el Ministerio de Trabajo con la orden para que ingrese a la planta el delegado Gustavo Troccaioli. Se labró un acta firmada por la empresa y el Ministerio sosteniendo su reinstalación. Ahora se espera repetir esto para el resto de los delegados.

 

LEAR suspende la producción

Esta maniobra de la empresa es una medida defensiva ante la imposibilidad de poner en marcha la producción en forma normal durante todo el conflicto. En particular la última semana la empresa no produjo ni un solo día.

La semana anterior  un grupo de 80 trabajadores entraron a la planta escoltados por efectivo de la Policía Bonaerense y miembros del gremio dirigido por Pignanelli. Aquí la policía tiro gases y atacó a los manifestantes dejando heridos y tres detenidos: el delegado Silvio Fanti, Alfredo Wiederman y un integrante de las organizaciones que estaban apoyando.

Los trabajadores sostienen que con esa medida buscaron a quebrar a los despedidos y producir un hecho que enfrente a los trabajadores de “adentro” con los de “afuera”. Pero la medida generó ek efecto inverso sumando cada vez más bronca en los empleados tanto de afuera como de adentro. Por eso esa semana continuaron con los bloqueos y  garantizaron el paro.

La empresa busca dilatar la entrada de la Comisión Interna y dividir a los trabajadores. Se corren rumores de cierre y reinstalación de la planta. LEAR reconoce que trabajo hay y que la empresa podría ampliar su plantel a 1000 personas.

Uno de los puntos que critican los empleados es el retrasado accionar del Ministerio, que tardó más de una semana en hacer cumplir el fallo que dio un vuelco en la situación de la Comisión Interna de Lear. El lunes 4 tenía que garantizar el ingreso de los delegados y hasta el día 8 no se hizo presente, teniendo que pagar multa por incumplimiento.

Hacia el final de la jornada del viernes 8, el delegado Fanti concluía que fue una jornada altamente positiva y que “esperamos que con estos fallos y con todo lo que se está haciendo el Ministerio declare el lock-out patronal y obligue a la empresa a restituir a los compañeros a sus puestos de trabajo y también a la Comisión Interna”.