“QUEREMOS RESPUESTAS CONCRETAS”

Esta semana comenzó agitada por parte de los habitantes de las villas de toda la Ciudad de Buenos Aires, que se cansaron de las promesas incumplidas por parte de los gobiernos e instalaron una gran carpa en el obelisco para ser escuchados y decir: “Queremos la urbanización con radicación”.

 


La “Carpa Villera” organizada por la Corriente Villera Independiente, que nuclea a todas las villas de la Ciudad, viene acompañada de una huelga de hambre: “Hoy somos 8 vecinos haciendo la huelga de hambre, pero la lucha es de todos” dice Federico, habitante de una de las villas. “Estamos representando a todo un sector que está organizado, en alerta y movilización constante por si este problema no se soluciona, y hay que intensificar la lucha.”


Ante la falta de respuesta por parte del gobierno porteño, los habitantes de las zonas más postergadas de la ciudad exigen la declaración de emergencia habitacional, socioambiental, y socioeducativa de las villas, el cumplimiento de las leyes de urbanización (ley 448) y obras en los barrios, auditoría de las cooperativas de trabajo, regulación de alquileres y subsidios habitacionales.
“El proyecto prioriza más la emergencia que la urbanización. Hay que llevar adelante la apertura de calles, escuelas… muchos no tenemos luz ni gas ni agua, (los gobernantes) están haciendo oídos sordos a una ley votada por la legislatura“, señaló Federico, habitante de una de las villas de la Ciudad en la carpa villera instalada en el Obelisco.

 

Declaración de emergencia habitacional y educativa

“Respecto a la educación tenemos más de 7000 chicos que no pueden ir a la escuela. Las escuelas están en un estado deplorable, se les cae el techo, se inundan.
La contaminación se genera porque rebalsan las cloacas por la cercanía de los riachuelos. Se mezcla el agua potable con el agua y se generan focos de infección. La emergencia tiene que ser declarada porque hay muchos chicos enfermos. En Lugano, en la villa 20, 21, 24, hay muchos chicos con plomo en sangre. La emergencia habitacional es claro, porque un porcentaje muy alto de la ciudad de buenos aires vivimos en villas. No todas las villas tenemos ley de urbanización pero la villa 31 de retiro la tiene, la villa de lugano la tiene y no se cumplen.
Cuando estás sin morfar estás medio debilitado, pero es tal el convencimiento que tenemos de dar esta lucha y es tan grande el apoyo que tenemos de cada uno de nuestros vecinos de la villa que la verdad estamos dispuestos a dar nuestros cuerpos por el amor a nuestro barrio y porque nuestros pibes vivan dignamente en el día de mañana.”
El plan PROCREAR no es la solución a la problemática de la vivienda que hay en la ciudad de Buenos Aires porque solo en la villa 21 y 24 hay 80.000 personas viviendo y no todos podemos acceder al Plan PROCREAR.

Auditorías de cooperativas de trabajo
“El gobierno de la ciudad de Buenos Aires terciariza constantemente el trabajo en las villas. Esto implica que contrata cooperativas de trabajo, asociaciones civiles, empresas privadas para llevar adelante más que nada el trabajo de mantenimiento, saneamiento de los pocos servicios que tenemos.
Del 100% del presupuesto que le dan para realizar determinados trabajos, al barrio llega concretamente un 20% como mucho. Entonces nosotros queremos que sean auditadas absolutamente todas las cooperativas, que se controle bien cuanta plata entra, como se distribuye, cuanto ganan los trabajadores. Queremos que nuestra cooperativa sea la primera en ser auditada y controlada para que vean un ejemplo claro de como se labura y como se tiene que administrar la plata.”

 

Federico, parte de la CVI, habitante de una de las villas de la Ciudad

 

Vecina de Flores acompañando los reclamos de la Corriente