Brasil sigue en la calles

Entrevista realizada en Abran Paso a Ana Lucía Goias, periodista brasilera de medios alternativos, sobre las multitudinarias movilizaciones que arrancaron hace más de un mes en ese país.

Ana señaló que “las protestas no pararon, lo interesante es que ahora las protestas se fueron politizando cada vez más, y las pautas se fueron adecuando más a la izquierda. Ya no son tan grandes, pero antes eran de un millón de personas con pautas muy generales con gente de derecha, de izquierda, de centro. La gente empezó a reflexionar sobre el sistema en general, empezó a cuestionar como funciona el sistema en general, más allá de las cuestiones específicas empezaron a ver que está todo ligado: los precios del transporte, el costo de vida, la corrupción, la plata que se fue para los megaeventos…  Hoy aquí [en Río de Janeiro] ningún carioca puede tomar el metro porque esta reservado para los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud, la gente trabaja todo el día y no puede tomar el metro. Este tipo de violencia contra el pueblo se está desenmascarando, la gente lo está viendo mas claro, por eso siguen las protestas.”

En cuanto a la represión de las manifestaciones, Ana afirmó que “la misma policía que reprime en las calles es la policía que mata en las favelas. Hay 1300 personas encarceladas en todo el país. En Maré, una favela ubicada en el Sur de Río de Janeiro, la comunidad cortó la principal ruta de acceso de la ciudad y hubo un enfrentamiento con la policía, en la que un oficial salió golpeado. La policía entró a esta misma comunidad y asesinó a 13 personas -según el número oficial-, la comunidad dice que hay 35 personas desaparecidas. En la favela Rocinha, una de las más grandes ubicada en el Sur de Rio de Janeiro, desapareció Amarildo Souza, un albañil que fue llamado a prestar declaración sin ninguna orden judicial, y desde entonces las movilizaciones empezaron a preguntar por la vida de esta persona. Se está generando un movimiento por la desaparición Amarildo muy parecida a la campaña que se hace en Argentina por Julio López.”

Finalmente, sobre el papel de los medios, Ana destacó que “la prensa alternativa está creciendo mucho porque el monopolio de los medios de comunicación (principalmente la red “O Globo”) reproduce el discurso oficial del Estado. Filma a los manifestantes para después entregárselo a la policía. La gente no quiere dar entrevistas a los monopolios, quiere hablar con la prensa alternativa. Como estamos filmando, investigando toda la violencia policial somos un blanco. La policía en la última protesta encarceló a dos periodistas que transmitían en vivo la protesta, también tiraron gases lacrimógenos y balas de goma.”