En defensa del Niños

Los trabajadores del hospital de Niños protagonizaron un paro que se sintió en todas las áreas y que tuvo como principales reivindicaciones el rechazo al recorte salarial, la eliminación de las sumas en negro y la solidaridad con los 1500 trabajadores del SAME despedidos.

Tras una seguidilla de recortes en salud por parte del Gobierno de la Ciudad, la respuesta de los profesionales de planta, residentes y trabajadores de escalafón general mostraron la firme decisión de enfrentar el ajuste. Salieron a la calle y denunciaron la grave situación de la salud pública.
El paro activo comenzó con una asamblea desde las 9hs, que colmó el aula Magna del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez con profesionales, técnicos, enfermeros y el conjunto de trabajadores, convocados por la Asociación de Profesionales, los residentes, ATE-Gutiérrez y la Filial-Gutiérrez de AMM (Asociación de Medicos Municipales). Entre los puntos convocantes se destacaron el rechazo al recorte salarial a los profesionales de planta, la eliminación de las sumas no-remunerativas (en negro) en el salario porque afectan la jubilación, el cobro para los residentes de primer año, jefes e instructores, el repudio por el cierre de los servicios de Cirugía Cardiovascular y Terapia Intermedia debido a la falta de nombramientos, y la denuncia del reciente recorte de las 1.500 suplencias de guardia.

La asamblea abrió con un pormenorizado informe, por parte de representantes de cada sector, sobre las medidas de ajuste macrista.

En relación a los servicios, denunciaron no sólo la precaria situación que llevó a cierres, sino también un sumario abierto contra el jefe de Cirugía Cardiovascular que justamente venía reclamando nombramientos. Además se planteó la grave situación del servicio de Neurología, que también corre peligro de cierre. Hace poco más de un mes generó conmoción la intoxicación con monóxido de carbono de cuarenta y tres personas en Neonatología, entre trabajadores, madres y bebés.

En relación a la situación salarial se denunció el reciente acuerdo paritario tomado entre el Gobierno de la CABA y la conducción de AMM. En el acta Nº66 (del 22 de octubre pasado) se establece mantener como no-remunerativas aumentos logrados previamente y a los cuales el Gobierno ya se había comprometido a blanquear. Este acuerdo, realizado a espalda de los profesionales, se suma al recorte salarial impuesto desde junio a los profesionales de planta. Los trabajadores de escalafón general también reafirmaron su reclamo de blanqueo de todas las sumas en negro.

Por parte de la residencia no sólo insistieron con la gravísima situación que están pasando, dado que desde mitad de año siguen sin cobrar los residentes de primer año, los instructores y jefes de residencia, sino que afirmaron que lo que está en juego es la salud pública.
La asamblea resolvió pasar primero por la Dirección, movilizarse a la puerta para realizar la conferencia de prensa y ratificar la convocatoria a una nueva marcha blanca a Jefatura de Gobierno para el jueves 28 de noviembre.

También fueron ratificados todos los puntos reivindicativos votados en asambleas previas: $10.000 de ingreso a carrera, 82% móvil para la jubilación, derogación del impuesto a las ganancias, anulación de la disposición Nº260/2012, reconocimiento de enfermería y otras licenciaturas como carrera profesional, entre otros puntos.
En la calle se improvisó un acto y diversos representantes gremiales y políticos se hicieron presentes para llevar la adhesión. Estuvieron presentes Gerardo Esbry, coordinador de la Comisión de Salud de la Legislatura, Rodolfo Arrechea por la dirección nacional de ATE, Humbergo Rodriguez, Secretario Adjunto de ATE Capital Federal, Jorge Pachamé, presidente electo de la Filial-Sardá de AMM, Marcelo Ramal, legislador electo por el FIT, Laura Marrone por Ademys, entre otros. También se hicieron presentes trabajadores de los hospitales Penna, Fernández y Ameghino.
Una vez concluido el acto, se marchó abrazando el hospital. La movilización nuevamente se dirigió a la Dirección, donde se cantó el Himno Nacional acompañado por el violín de una paciente de 11 años que estaba junto a su madre acompañando los reclamos. Luego la jornada continuó con el debate que habían organizado los residentes.
Fue una intensa jornada de lucha. El macrismo fue ratificado en las elecciones de octubre; pero por su parte los trabajadores y trabajadoras ratificaron la lucha por la salud pública. Este contundente paro activo impuso ahora una nueva convocatoria a Jefatura de Gobierno. Somos miles los estamos dispuestos a seguir.