En plena pandemia, los cortes de luz intermitentes afectan a Balvanera

Vecinos contaron ante este medio que los apagones se dan en distintas fases, lo que complica la el suministro de agua y otras acciones dentro de los edificios.

“Estamos sin luz y muertos de frío y sin poder bajar siete pisos por escalera para tomar un poco de sol”, sintetizaba el sábado pasado el mediodía ante este medio Luisita, una vecina adulta mayor que vive en Alsina al 2900. Desde el viernes al atardecer estaba sin suministro. Como tantos otros en Balvanera, padece cortes intermitentes de luz que dificultan aun más el cumplimiento del Aislamiento Social Obligatorio (ASPO) para evitar el avance de la pandemia de Covid-19.

“Es un horror lo que se vive. El viernes se cortó tipo 18, volvió a las 21, cortaron, al rato restablecieron y volvieron a cortar. No es la primera vez, se da demasiado seguido, son varias las manzanas alcanzadas”, agrega. 

Este sábado al mediodía, según la página oficial del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), había 11 usuarios residenciales de Balvanera sin luz, aparte de 23 en San Cristóbal y 37 en Almagro, barrios linderos. En los hechos, estas cifras se traducen en muchas más viviendas afectadas.

El día anterior, el viernes 24 de julio, también hubo cortes con cifras menores. Una de las áreas damnificadas fue en torno a Moreno y Catamarca. Josefina, vecina de la cuadra, contó a este medio: “Acá se corta seguido, pero en la otra fase del edificio. Hoy se cortó en mi fase y también en edificios de alrededor”. 

Contó que durante el viernes hubo intermitencias: “El servicio volvía cinco minutos y se volvía a cortar”. Agregó que regresó con estabilidad el sábado cerca de la una de la madrugada.

El jueves a media tarde la página del ENRE informaba también que hubo cerca de 70 cortes de luz en usuarios de baja tensión en Balvanera.

Se han registrado apagones en otros barrios de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. El jueves 23 de julio pasadas las 20.30 se registró un corte en La Boca, en el área de Pedro de Mendoza y Garibaldi, en torno a Caminito y en cercanías del Riachuelo, según reportó el medio local Sur Capitalino. A las pocas horas se restableció. 

A diferencia de lo que ocurre en el verano, cuando hay apagones masivos en cientos de manzanas a lo largo de varios barrios, estos cortes intermitentes pasan bajo el radar de la cobertura mediática y como mucho prevalecen en reclamos y posteos en redes sociales. 

Sin embargo, cada usuario sin luz en el contexto actual de pandemia se encuentra impedido de trabajar, calefaccionarse, contactarse con sus seres queridos. El suministro de agua y la movilidad en ascensor son otros problemas que acarrea la falta de electricidad.

El Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 297/2020 sobre el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), y sus respectivas prórrogas, establece que las empresas deben prestar su servicio de forma regular. 

De hecho, sus trabajadores forman parte del personal esencial, según el inciso 23 del artículo sexto: “Guardias mínimas que aseguren la operación y mantenimiento de Yacimientos de Petróleo y Gas, plantas de tratamiento y/o refinación de Petróleo y gas, transporte y distribución de energía eléctrica, combustibles líquidos, petróleo y gas, estaciones expendedoras de combustibles y generadores de energía eléctrica”.

Otro nodo donde hay apagones es el Gran Buenos Aires. Esto motivó desde comienzos de julio el reclamo conjunto de un numeroso grupo de intendentes, quienes incluso llegaron a sugerir sanciones ejemplares y no descartaron la estatización.

Por ejemplo, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza envió una carta documento a Edesur para exigirle que “cumpla con sus obligaciones y brinde el servicio de manera eficiente, ya que son miles los hogares de Quilmes afectados”.

Además, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires impulsó un reclamo para que las autoridades del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) tomen “drásticas medidas” contra la empresa.

Este viernes el secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani; el subsecretario de Energía de la Nación, Osvaldo Arrúa; el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín; se reunieron vía teleconferencia con los intendentes Mayra Mendoza (Quilmes), Juan José Mussi (Berazategui), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Marisa Fassi (Cañuelas), Mario Secco (Ensenada), Andrés Watson (Florencio Varela), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), y Nicolás Mantegazza (San Vicente).

Tras la reunión, Mussi expuso sobre la situación: “Estamos padeciendo constantes cortes de electricidad, lo que afecta muchísimo a las vecinas y vecinos de nuestro partido, además de perjudicar en forma directa el suministro de agua, ya que con cada corte se paralizan las bombas de los pozos”.

Este sábado, el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, dijo que el Gobierno nacional “no está satisfecho” con el servicio que viene prestando la empresa Edesur.

Dijo que se está “exigiendo que haga las inversiones que había postergado y no estaba haciendo”. “Necesitamos que invierta y dé un servicio de calidad acorde a lo que se está pagando”, dijo el funcionario a Radio Del Plata.

Expresó el “acompañamiento total” del Poder Ejecutivo a los intendentes bonaerenses que vienen reclamando por cortes de suministro en sus distritos.