En defensa de la participación vecinal

La Justicia ordenó a la Legislatura porteña el cumplimiento del artículo 76 de su reglamento interno que garantiza el derecho a la Tribuna Popular, figura que permite a los vecinos hacer uso de la palabra durante la primera parte de las sesiones ordinarias. “Es un instrumento muy importante de participacion ciudadana” aseguró el diputado Pablo Bergel.

Todo comenzó en 2014, tras la decisión del gobierno porteño de impulsar la instalación de bares en plazas. La medida trajo polémica y, en la sesión en la que el PRO y el FAUNEN se disponían a probar el proyecto en la Legislatura, distintas ONG y asociaciones vecinales que habían iniciado la campaña “Parques sin bares” quisieron argumentar su disconformidad con la propuesta apelando al uso de la Tribuna Popular.  Sin embargo, y pese a ser un derecho consagrado por la Constitución de la Ciudad, no se les permitió el uso de la palabra, decisión que generó la presentación de una acción de amparo.

A casi un año de dicho episodio, la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acaba de ordenar a la Legislatura de la Ciudad a que adopte todas las medidas necesarias para garantizar el ejercicio inmediato de la Tribuna Popular, es decir, el derecho de todo ciudadano a expresar sus posiciones, ideas, problemas o propuestas a la totalidad del Cuerpo Legislativo, a todos los legisladores de la Ciudad reunidos para iniciar una sesión legislativa.

Entre los considerandos de la sentencia, la Sala III de la Cámara en los Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, expresó que “el reglamento interno de la legislatura es norme vigente, y prevé el derecho a participar del debate en sesión plenaria mediante el instituto de la Tribunal Popular. La negativa a implementar esta posibilidad fundada en la omisión de la reglamentación viola los límites razonables para demorar la puesta en vigencia efectiva de las normas. El incumplimiento de la obligación de la legislatura  de implementar lo necesario para poner en ejecución su propio reglamento interno en un lapso excesivamente prolongado configura una conducta ilegal y carente de justificación”.

La Tribuna Popular es un derecho que permite a cualquier persona efectuar planteos en forma previa a las sesiones de la Legislatura sobre temas de especial interés para la Ciudad. Es decir, las personas que soliciten hacer uso de la Tribuna Popular podrían expresar sus posiciones, ideas, problemas o propuestas a la totalidad del Cuerpo Legislativo, a todos los legisladores de la Ciudad reunidos para iniciar una sesión legislativa.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires negó el ejercicio de este derecho con el argumento de que no se encontraba reglamentado y durante quince (15) años se presentaron distintos proyectos de reglamentación que no fueron tratados ni aprobados en el recinto.

Consultado sobre este falló, el diputado porteño por Verde al Sur Pablo Bergel se mostró muy satisfecho y criticó la hipocresía de los gobernantes. “Los sectores de la dirigencia no quieren garantizar el espacio y las élites políticas se comportan de forma oligárquica, reacias a la participación ciudadana” aseguró Bergel quien recordó que el proyecto fue presentado cuatro veces y en todas fue bloqueado. “Les perturba la participacion de otros, el discurso de escuchar al vecino es todo verso”.

El diputado aseguró que las comunas no tienen su rubro presupuestario propio, como marca la constitución y aseguró que todos estos elementos permiten evaluar de manera negativa la posibilidad de participación. “Hay una democracia de bajísima calidad” aseguró Bergel.

En busca de la participación vecinal

La Justicia ordenó a la Legislatura porteña el cumplimiento del artículo 76 de su reglamento interno que garantiza el derecho a la Tribuna Popular, figura que permite a los vecinos hacer uso de la palabra durante la primera parte de las sesiones ordinarias. “Es un instrumento muyimportante de participacion ciudadana” aseguró el diputado Pablo Bergel.

Todo comenzó en 2014, tras la decisión del gobierno porteño de impulsar la instalación de bares en plazas. La medida trajo polémica y, en la sesión en la que el PRO y el FAUNEN se disponían a probar el proyecto en la Legislatura, distintas ONG y asociaciones vecinales que habían iniciado la campaña “Parques sin bares” quisieron argumentar su disconformidad con la propuesta apelando al uso de la Tribuna Popular. Sin embargo, y pese a ser un derecho consagrado por la Constitución de la Ciudad, no se les permitió el uso de la palabra, decisión que generó la presentación de una acción de amparo.

A casi un año de dicho episodio, la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acaba deordenar a la Legislatura de la Ciudad a que adopte todas las medidas necesarias para garantizar el ejercicio inmediato de la Tribuna Popular, es decir, el derecho de todo ciudadano a expresar sus posiciones, ideas, problemas o propuestas a la totalidad del Cuerpo Legislativo, a todos los legisladores de la Ciudad reunidos para iniciar una sesión legislativa.

Entre los considerandos de la sentencia, la Sala III de la Cámara en los Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, expresó que “el reglamento interno de la legislatura es norme vigente, y prevé el derecho a participar del debate en sesión plenaria mediante el instituto de la Tribunal Popular. La negativa a implementar esta posibilidad fundada en la omisión de la reglamentación viola los límites razonables para demorar la puesta en vigencia efectiva de las normas. El incumplimiento de la obligación de la legislatura  de implementar lo necesario para poner en ejecución su propio reglamento interno en un lapso excesivamente prolongado configura una conducta ilegal y carente de justificación”.

La Tribuna Popular es un derecho que permite a cualquier persona efectuar planteos en forma previa a las sesiones de la Legislatura sobre temas de especial interés para la Ciudad. Es decir, las personas que soliciten hacer uso de la Tribuna Popular podrían expresar sus posiciones, ideas, problemas o propuestas a la totalidad del Cuerpo Legislativo, a todos los legisladores de la Ciudad reunidos para iniciar una sesión legislativa.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires negó el ejercicio de este derecho con el argumento de que no se encontraba reglamentado y durante quince (15) años se presentaron distintos proyectos de reglamentación que no fueron tratados ni aprobados en el recinto.

Consultado sobre este falló, el diputado porteño por Verde al Sur Pablo Bergel se mostró muy satisfecho y criticó la hipocresía de los gobernantes. “Los sectores de la dirigencia no quieren garantizar el espacio y las élites políticas se comportan de forma oligárquica, reacias a la participación ciudadana” aseguró Bergel quien recordó que el proyecto fue presentado cuatro veces y en todas fue bloqueado. “Les perturba la participacion de otros, el discurso de escuchar al vecino es todo verso”.

El diputado aseguró que las comunas no tienen su rubro presupuestario propio, como marca la constitución y aseguró que todos estos elementos permiten evaluar de manera negativa la posibilidad de participación. “Hay una democracia de bajísima calidad” aseguró Bergel.