ELECCIONES EN EL SUBTE

Las elecciones de Comisión Directiva que se realizarán el 19 de marzo. Un contingente importante rompió con la lista que conduce actualmente. Conformaron la lista Violeta y el Frente de Unidad Bordo-Violeta, que lleva como candidatos encabezando su lista a Claudio Della Carbonara, Gimena Lallana y Ariel Mastandrea.

Una gran cantidad de empleados del Subte están muy contentos con el surgimiento de la Violeta como expresión de todo un nuevo agrupamiento de delegados que se fue nucleó en las luchas a lo largo de estos últimos años y particularmente a partir del traspaso del servicio al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cuando la Directiva firmó actas a cambio de una paz social que pretendió garantizar, cuando la empresa y SBASE no cumplieron lo firmado.

Las luchas contra la bajada de las máquinas y la amenaza a la fuente de trabajo de los boleteros, la vuelta de la terciarización y el recorte en seguridad fueron la base del surgimiento de la violeta y del frente. Y, desde ya, los paros generales contra el impuesto a las ganancias y por la absolución de los petroleros de Las Heras. Frente a esto, Metrovías y SBASE contestaron con descuentos y sanciones mientras la Comisión Directiva miraba para otro lado.

Por eso lo que se fue organizando en la violeta es expresión de un proceso más profundo, donde una parte importante de los trabajadores del subte caló el juego en el que cayeron Pianelli-Segovia. Y la unidad Bordó-Violeta expresa este proceso de luchas y desborde a la Comisión Directiva del Sindicato de los Trabajdores del Subte.

Se buscó unir a toda la oposición. La Agrupación de Trabajadores de Metrovias, que estaba con la Bordó en la Multicolor, no se sumó al frente.

Partiendo del peso de delegados de cada afluente, la Violeta hizo el gesto de ceder a las agrupaciones de la Multicolor la cabeza de la lista, quienes no pudieron resolver de conjunto. Y, en definitiva, en la constitución del frente pesó también el hecho de que con la Bordó ya se venía avanzando en un acuerdo, como se vio en la elaboración de la propuesta N° 3 para el plebiscito sobre Estatuto del sindicato o en el rechazo a participar en la elección de la CTA-Yasky que motorizó Pianelli en el Subte.

Ahora con el Frente Bordó-Violeta el 19 de marzo se abre la posibilidad de que cambie la conducción de la AGTSyP y que se retomen los métodos que permitieron ganar las 6 horas, la insalubridad, el salario igual a la canasta familiar y terminar con las terciarizadas. La posibilidad de tener un gremio democrático y de los trabajadores, independiente de Metrovías y de los gobiernos es uno de los temas fundamentales que está en debate en estas elecciones.