¿Cómo es el “Plan gradual, cuidado y progresivo” de la ciudad para volver a la presencialidad total?

El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que pasadas las vacaciones de invierno la ciudad volverá a las clases presenciales tal como eran en la pre-pandemia. “Defendimos a fondo la presencialidad. Lo último que hay que cerrar son las escuelas. Y hoy queremos ir por más”, aseguró en la conferencia de prensa donde detalló cómo será el plan “gradual, cuidado y progresivo” para el regreso a las aulas.

El Jefe de Gobierno se apoyó en tres ejes principales para justificar la necesidad del regreso total a la presencialidad. Por un lado, aseguró que si bien la virtualidad es una gran herramienta, no reemplaza el trabajo en el aula entre docentes y compañeros. “El año pasado -sostuvo- el doble de chicos no logró alcanzar los conocimientos esperados con respecto a 2019”. Por otro lado, citó a un estudio de UNICEF según el cual “las escuelas cerradas hacen que aumente la deserción escolar”. Y por último, se refirió al bienestar emocional de los chicos. “En un estudio realizado con Fundación INECO y UNICEF -detalló- la gran mayoría de los chicos manifestaron síntomas de ansiedad y soledad”.

“En esta segunda mitad del año -continuó- los chicos necesitan estar más tiempo en las aulas para fortalecer el aprendizaje y pasar de año con los conocimientos que necesitan”. Por eso, uno de los primeros pasos que anunció será que la burbuja pasará a ser el aula: “va a permitir que haya más horas de clase y que todos los chicos se vuelvan a encontrar con todos sus compañeros”. En ese sentido, definieron un plan gradual para que todos los chicos de todos los niveles, a partir de agosto y de manera progresiva, vuelvan a la presencialidad como era antes de la pandemia.

Confirmó que los primeros que van a empezar con este plan serán los estudiantes secundarios: “vamos a empezar con los chicos de la escuela secundaria porque fueron los que más tiempo estuvieron fuera del aula ya que en los momentos en los que la situación sanitaria empeoró se priorizó la presencialidad de los más chicos”. Además, aseguró que por ser los que están más cerca de graduarse, son los que menos tiempo tienen para recuperar todo lo que no pudieron aprender y el vínculo con sus compañeros. Y en ese sentido, remarcó la necesidad del acompañamiento de parte de la escuela en el proceso de transición e incorporación al “mundo adulto”.

El calendario de regresos

Aclaró que si bien la asistencia a las aulas en este semestre va a ser obligatoria, quedarán exceptuados aquellos chicos que tengan alguna condición de riesgo o convivan con personas de riesgo. Ellos podrán seguir aprendiendo en la modalidad a distancia. Hasta que llegue el día en el que les toque retomar la rutina habitual, todos los estudiantes van a seguir cursando de manera presencial con la misma modalidad que terminaron antes de las vacaciones.

Desde el 4 de agosto, vuelven a la rutina habitual los alumnos de 4to y 5to año de secundaria, los de 5to y 6to año de secundaria técnica. Le seguirán, el 9 de agosto, los de 1ero, 2do y 3ro de secundaria y 1ero, 2do, 3ero y 4to de secundarias técnicas. Una vez completa la secundaria, y según aclaró, siempre que la situación sanitaria lo permita, el 17 de agosto van a volver a la rutina habitual los chicos del nivel primario, los de modalidad especial, los de escuela para adultos, los del nivel superior no universitario y de los Centros de Formación Profesional. Y por último, el 23 de agosto, lo hacen los chicos del nivel inicial.

En cuanto a las universidades, a partir del 17 de agosto podrán optar por retomar gradualmente las clases teóricas presenciales. Para eso, deberán asegurar un distanciamiento mínimo de 1,5 mts. entre los estudiantes, ventilación y medidas de protección generales, como el uso de tapabocas, alcohol en gel, toma de temperatura y la implementación de un protocolo de aislamiento de casos sospechosos, entre otras medidas de cuidado.

Tal como ocurrió con otras actividades universitarias ya autorizadas, los protocolos deberán ser elaborados por las universidades. Una vez que el Ministerio de Salud porteño otorgue el aval sanitario, deben ser aprobados por el Gobierno Nacional. En la actualidad, las únicas actividades universitarias presenciales son las prácticas en talleres, laboratorios y hospitales-escuela, además de los exámenes finales presenciales y los servicios de apoyo académico a los estudiantes.