El “panazo” de los panaderos en Once

Los trabajadores panaderos de distintos zonas del Área Metropolitana de Buenos Aires realizaron un “panazo” en Plaza Miserere para pedir que se regule el precio de las materias primas y el funcionamiento del sector molinero. El aumento en los últimos meses de los precios de sus materias primas, fue y es un golpe duro para los trabajadores que están del otro lado del mostrador todos los días de cara a les vecines.

En el “panazo” se regalaron alrededor de mil kilos de pan y productos panificados, con un mate cocido o chocolatada, a las personas que se acercaron a la plaza. La idea fue que se visibilice la problemática que atraviesa la industria panaderil: “No se trata de una protesta contra el Gobierno, sino de hacer público un legítimo reclamo de los trabajadores de nuestra industria, que ven peligrar cada vez más sus fuentes de trabajo”, explicó Gastón Mora, titular del Centro de Panaderos de Avellaneda.  

Sólo entre enero y febrero de este año, la bolsa de harina tipo tres ceros pasó de 1.100 pesos a 2 mil y la caja de 20 kilos de margarina subió de 1.250 a 2.500 pesos, según detalló el titular. Pero otro lado, agregó que “el incremento desmedido” también impactó otros productos fundamentales para la producción: las grasas y todos los derivados del aceite.

Los trabajadores panaderos reclaman que el Estado Nacional intervenga en los valores de la cadena productiva. Por un lado, porque tiene un impacto en los consumidores que necesitan llevar todos los días el pan a la mesa a un menor precio, y por otro lado, porque de seguir así se generaría una crisis laboral en el sector.

“Necesitamos políticas de Estado que permitan de una vez por todas garantizar que un alimento de primera necesidad como es el pan pueda estar siempre en la mesa de las familias argentinas, y en especial, de los sectores más vulnerables. Hay que atacar a los formadores de precios porque somos nosotros los que ponemos la cara ante los vecinos”, concluyó.