El Jardín del Ramos Mejía dio la bienvenida a las bebas y bebes del lactario 2019

El espacio para bebes de 45 días a 1 año de edad del Jardín del Hospital Ramos Mejía se había cerrado por orden del Ministerio de Educación de la Ciudad en el mes de octubre  del año pasado.

Fueron cinco meses de muchos reclamos. Docentes y padres realizaron múltiples medidas de fuerza acompañados por diversas organizaciones del barrio y sindicatos docentes hasta lograr que el lunes se abra la sala del Lactario del Jardín que tanto defendieron.

Tras convocar a una audiencia pública y realizar una inspección ocular del espacio, el Juzgado en lo Contencioso Administrativo N°18 de la Ciudad a cargo del Dr. Marcelo López Alfonsín ordenó al Gobierno porteño que tome las medidas necesarias para garantizar la reapertura de la Sala en el establecimiento educativo.

“Esta semana pudimos darle la bienvenida a las bebas y bebes del lactario 2019

”, contó Valeria Scaffa, docente del Jardín, en diálogo con Abran Paso. Se hicieron actos en ambos turnos con la participación de las familias, la comunidad del Hospital y organizaciones sindicales. “Vinieron todos los que estuvieron en este reclamo justo, desde el 10 de octubre de 2018, porque este logro se da después de pasar por muchas instancias”, agregó.

Durante el acto de reapertura, se entonó el Himno Nacional y se colocó una placa con la inscripción “Luchar tiene sentido”. También hubo un corte de cinta hecha con chupetes como símbolo de la reinauguración de la sala de lactarios.

“Estamos muy felices porque se respeta el derecho social a la educación, el derecho a la vacante, porque muchas familias esperaban hace tiempo que sus bebes pudieran iniciar su escolaridad en el Jardín del Ramos”, destacó Valeria.

La docente agradeció a las organizaciones y cada una de las personas que los acompañaron durante estos meses, “sabemos que contamos con muchísima gente para seguir luchando por la educación pública. Porque que el Jardín del Ramos Mejía esté en el mismo lugar en el que funciona hace muchísimos años y que sea el Jardín del barrio como quiere la comunidad”, finalizó.

Los vecinos de Balvanera demostraron firmeza a la hora de garantizar la educación en la zona. La construcción del Jardín de calle Venezuela y la futura institución educativa en la plaza Manzana 66 y la continuidad del lactario demuestran que el barrio se compromete y logra cosas importantes para sus niños.

 

Deja un comentario