El interrogante sobre las placas de la Plaza Primero de Mayo

En el marco de la puesta en valor del espacio verde en la plaza de Balvanera desaparecieron varias placas homenaje que se encontraban donde hoy se ubican los caniles.

La Plaza Primero de Mayo está ubicada en el barrio de Balvanera, delimitada por las calles Hipólito Yrigoyen, Pasco, Alsina y el fondo de las parcelas que dan a la calle Pichincha, ocupadas por edificios, En dicho predio estuvo instalado el segundo cementerio de disidentes de la Ciudad de Buenos Aires, que funcionó entre 1833 y 1891. Al colapsar su capacidad se ordenó su traslado al actual Cementerio Británico.

En este cementerio de disidentes fueron inhumados, entre otros, los restos de Elizabeth Chitty de Brown, esposa del Almirante Guillermo Brown; al no hallándose sus retos al momento del traslado de los mismos, se colocó una placa de bronce con la inscripción: “A la virtuosa compañera de nuestro máximo prócer naval, cuyos restos hoy perdidos reposan en este solar”, en su homenaje.

En los últimos años esta plaza fue objeto de varias puestas en valor y refacciones menores. En 2006 en medio del desarrollo de una de estas remodelaciones se encontraron restos del antiguo cementerio.

En 2014 se culminó una de las tantas refacciones de la plaza y se procedió a instalar en su camino central una placa en homenaje al líder sindical Agustín Tosco, a iniciativa del Legislador Juan Francisco Nosiglia (Resolución 236/2014 de esta Legislatura) con la inscripción:

AGUSTIN TOSCO

1930 – 1975

Dirigente obrero y uno de los mayores referentes del Cordobazo del 29 de mayo de 1969, quién hizo realidad la unidad obrero-estudiantil, rescatando el pluralismo político como una necesidad histórica nacional.

“La única división que nosotros hacemos es entre los que luchan y los que se entregan”. Agustín Tosco

HOMENAJE DE LA LEGISLATURA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES – 2014

Esta placa junto con el resto de las existentes en la Plaza fueron trasladadas a la esquina de las calle Hipólito Yrigoyen y Pasco, quedando alejadas de los caminos que la atraviesan y de imposible visión desde las aceras por encontrarse tapadas por la reja perimetral y los ligustros allí existentes.

En la actualidad, tras la modificación de la ubicación de los caniles, estas placas no se hallan visibles en la plaza.

En ese sentido, el diputado de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Rossi presentó un proyecto con el objetivo de conocer el lugar en que fueron reubicadas las placas existentes con anterioridad en dicho espacio verde; en el caso de que las mismas no estén instaladas, conocer donde se encuentran y fecha y lugar de su efectiva implementación, y si no se prevé, colocarlas en ella, saber cual será su destino.

La preocupación de los vecinos por un espacio público, en este caso, por algo relativo a su historia, vuelve a ser motivo de propuestas institucionales que habrá que tomar en cuenta si se busca respetar la voluntad de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires.