El Grupo 23 vendió Radio América y Tiempo Argentino

Luego del paro por tiempo indeterminado llevado adelante por los empleados de Radio América, la emisora y el matutino fueron vendidos al grupo Martínez de la provincia de Corrientes.

La pelea del Grupo 23, con paros, como el que radio América llevó por tiempo indeterminado, movilizaciones, colectas y mucha difusión, concitó una enorme adhesión entre los trabajadores de la prensa escrita, radial y televisiva, que vieron en ella una defensa de todos los puestos de trabajo, de las condiciones laborales y del salario, en momentos en los que crece la flexibilización laboral, lo que derivaría en despidos y mayor precarización.

En contraste, el gobierno nacional a través del Ministerio de Trabajo evitó intervenir y cuando lo hizo se mostró ineficaz para detener el vaciamiento.

De hecho, la venta de Tiempo Argentino y Radio América se da antes de que la cartera laboral pusiera en marcha una mesa de negociaciones u obligara a la empresa a pagar las deudas salariales.

La venta de Radio America y Tiempo Argentino no soluciona sin embargo el problema del vaciamiento en el Grupo 23. Al día de hoy, esa empresa mantiene el despido encubierto de 23 trabajadores de los zonales del diario El Argentino; a otros 18 de Cielos Argentinos y 7 Días a los que les dio como única alternativa un retiro voluntario a pagar en un año; mantiene deudas salariales y de aguinaldo en Infonews y otras ediciones de El Argentino; incurre en un flagrante fraude laboral en Vorterix; y sostiene un plan de pagos de salarios completamente ilegal en CN23, Rock & Pop y Splendid.

“Por esta razón, la lucha contra el vaciamiento del Grupo 23 continúa a fondo. El Sipreba llama a todos los trabajadores de prensa, tanto escrita como oral y televisiva, a mantener la solidaridad con los compañeros. Sigue la recolección de aportes para el fondo de lucha y el próximo domingo 31/1 se realizará un gran festival en Parque Centenario”. Destacó en un comunicado el Sindicato de Trabajadores de Prensa.

Este conflicto ha puesto de relieve, además, que el único sindicato que representa los intereses de las y los trabajadores de prensa es el Sipreba, una organización que nació hace pocos meses en las calles y que ya demostró que está a la altura de las complejas circunstancias que viven los trabajadores de prensa hoy.