Dudas sobre la asistencia alimentaria a personas en situación de vulnerabilidad

Polémica por un informe proporcionado por el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat a la Comisión de Políticas de Promoción e Integración Social en el que se detallan las acciones implementadas en la población en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Desde el principio de la pandemia el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha tomado medidas extraordinarias para ayudar a paliar la situación crítica de aquellas personas con empleos informales y otras condiciones de vulnerabilidad que se acentuaron a partir del aislamiento preventivo.

Con respecto a la entrega de alimentos, el informe señala que “Se dispusieron nuevas bocas de distribución de refuerzo alimentario ante la nueva demanda en barrios populares. El texto detalla: “Actualmente tenemos 56 puntos de entrega en 14 barrios”. Sin embargo, el informe no especifica cuáles son esos puntos de entrega de alimentos.

El texto oficial detalla luego el criterio para distribuir alimentos a las familias que se encuentran en condiciones críticas en los barrios populares de la ciudad: “en los barrios 31, 15 (y barrios aledaños), 21-24, 1-11-14, 20, Playón Chacarita, Rodrigo Bueno, Gran Soldati y Carbonilla se brinda semanalmente el apoyo nutricional a familias que lo requieran en este contexto. Estos operativos son llevados a cabo conjuntamente con los diferentes actores barriales, priorizando la entrega de alimentos a aquellos grupos familiares compuestos por niñas, niños y adolescentes; inquilinos e inquilinas, situaciones de salud grave, y aquellos que no perciben subsidios o pensiones, trabajadores y trabajadoras informales, entre otros”.

En el informe no figuran los barrios de la Boca y Cildañez, dado que no son considerados como barrios populares. Sin embargo, sabemos que se ha trabajado entre organizaciones populares y el Poder Ejecutivo para brindar asistencia alimentaria también en estos barrios.

No obstante, en las últimas referentes de distintos barrios populares de la ciudad manifestaron preocupación porque en el último mes han recibido una importante disminución en la cantidad de alimentos entregados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Puntualmente, en los barrios Cildañez, del 1-11-14 y La Boca. En este último caso, la red de organizaciones La Boca Resiste y Propone publicó un comunicado en el que denuncia que “Después de 3 semanas sin enviar alimentos y sin haber contactado y evaluado a las familias el gobierno de la ciudad, decidió no enviar más que 100 bolsones de alimentos para ser distribuidos entre 220 familias”. La agrupación agrega en el texto que “Los vecinos y vecinas se contactaron con las líneas 147 y el 108 para realizar los reclamos sobre el alimento sin respuesta alguna”.

Ante este panorama planteado por las organizaciones populares, la diputada de la Ciudad Lorena Pokoik, presentó un pedido de informes para conocer los relevamientos realizados a partir de agosto por el Gobierno Porteño, teniendo en cuenta que el informe recibido data del 17 de julio. En este sentido, piden saber cuántas familias se han relevado por semana y cuántos bolsones de alimentos se han entregado en cada barrio, así como si, en caso de haberse disminuido la cantidad de alimentos entregados en las últimas semanas, existe una explicación al respecto y de qué modo se prevé solucionar esta disminución.

Por otro lado, el Gobierno Porteño continúa brindando asistencia alimentaria en los comedores comunitarios conveniados con el Poder Ejecutivo. Al respecto, el informe oficial enviado en julio por el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat señala: “En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tenemos 471 comedores conveniados y asistidos en barrios y 31 en Centros de Primera Infancia y Jardines Comunitarios en barrios.

Se pasó de garantizar seguridad alimentaria a 102 mil personas (previo al Covid) a 350 mil personas hoy, es decir que triplicamos el alcance durante la cuarentena”.

El informe oficial indica también que se brinda asistencia alimentaria a personas que deben estar aisladas por ser contactos estrechos de personas con Covid-19. Al respecto, el texto detalla: 4.925 hogares de contactos estrechos recibieron refuerzos alimentarios durante el aislamiento”.

Teniendo en cuenta que esta información data del 17 de julio, nos parece imprescindible contar con información actualizada respecto a la asistencia alimentaria, tanto en comedores y centros de primera infancia, como en los casos de contactos estrechos de personas con Covid-19.

El acceso a la alimentación de calidad es un derecho básico que permite el desarrollo de una vida digna. La pandemia ha desafiado a la población mundial, puesto que en países que ya venían golpeados por crisis sociales y económicas de gran magnitud, se produjo un parate económico general, producto de las medidas sanitarias preventivas de los contagios del Covid-19. Por eso, en estos momentos se requiere más que nunca un estado fuerte, con presencia territorial y que priorice garantizar los derechos básicos a los sectores en condiciones de mayor vulnerabilidad.