Detectar en Balvanera: puerta a puerta en busca de coronavirus con respaldo de instituciones barriales

Foto. Facebook Gabriel Zicolillo

Es la primera experiencia fuera de los asentamientos porteños. Se hace cuando el barrio reporta 447 contagios desde el comienzo de la pandemia.

Este sábado se realizó la primera, de tres, jornadas del operativo Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Territorio de Argentina (DETeCTAr) en Balvanera, el cuarto barrio porteño con más casos de coronavirus. Son 447 contagios al 5 de junio según el último Boletín Epidemiológico semanal, con la novena tasa de contagio en la CABA al registrar 321 casos cada 100.000 habitantes. 

El nombre de Balvanera sonó este jueves en la Quinta de Olivos, cuando el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, adelantó que el sábado se iba a realizar el operativo. Estaba al lado del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el gobernador bonaerese Axel Kicillof. Los tres anunciaban la extensión del aislamiento social en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) hasta el 28 de junio. 

Este sábado el epicentro del operativo fue la Plaza “De los Vecinos” Manzana 66. Sobre Catamarca, entre Belgrano y Moreno, se instaló una unidad sanitaria, donde se entrevistaba a posibles contagios. Así ocurrirá de 9 a 13 hasta el lunes 8 de junio.

El operativo fue organizado por los ministerios de Salud del Gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires. Por eso estuvieron presentes en el barrio el ministro porteño de Salud, Fernán Quirós, y la secretaria de Acceso a la Salud Carla Vizzotti (conocida por la mayor parte de la comunidad por ser la encargada de dar los informes matutinos sobre contagios en el país).

Fuentes del Ministerio de Salud porteño expusieron este sábado: “El objetivo es identificar de manera temprana a los ‘contactos estrechos’ de las 84 personas de Balvanera recientemente confirmadas con COVID-19, evaluarlos y lograr mitigar la contagiosidad del virus. El criterio de selección de esta primera locación fuera de los barrios vulnerables se basó en que es el área donde se registraron más casos en los últimos 5 días. El siguiente punto será seleccionado de acuerdo a la evolución de los contagios a lo largo del territorio porteño”.

“De acuerdo a los protocolos sanitarios vigentes por la pandemia, en caso de que una persona presente síntomas compatibles con la enfermedad, será hisopada en el puesto de control del operativo y luego trasladada en un taxi especialmente adaptado a la Unidad Febril de Urgencia (UFU) más cercana, donde esperará el resultado. Si es positiva de COVID-19, será derivada según sus necesidades de atención. En caso contrario, el Ministerio de Salud continuará con el seguimiento telefónico diario para evaluar su evolución y brindarle asistencia en caso de que la requiera”, sumaron.

En la Ciudad, una vez que una persona es testeada, hay cuatro caminos posibles: Positivos leves (sin necesidad de cuidados complementarios): son derivados a hoteles especialmente adaptados. Positivos moderados: son trasladados a un hospital e internados en el sector destinado a pacientes con coronavirus (en este caso, por estar en Balvanera van al Hospital Ramos Mejía, contaron a este medio desde la organización del operativo). Positivos graves: se derivan a un hospital y son internados en la Terapia Intensiva COVID-19 (como por ejemplo en el Hospital Muñiz de Parque Patricios, por estar cerca de Balvanera). Negativos: pueden regresar a su domicilio”.

A nivel local estuvieron presentes integrantes de la Junta Comunal 3 (Balvanera y San Cristóbal), entre ellos su presidenta Silvia Collin y el comunero Gabriel Zicolillo.

El “puerta a puerta” hecho por los profesionales de la salud contó con el apoyo logístico de integrantes del Comité Solidario de Emergencia de la Comuna 3, activo desde abril con la participación de decenas de vecinos e instituciones sociales, culturales, políticas de ambos barrios.

Los integrantes del Comité cuentan con este conocimiento por su labor territorial cotidiana, pero también porque hace dos semanas participaron de un “relevamiento de domicilios/instituciones con presunción de situación vulnerables por: dificultades para sostener el aislamiento y/o características que harían suponer un área de difícil control si apareciera un caso positivo de Covid (hoteles, paradores, viviendas colectivas)”.

Fue una acción iniciada y desarrollada por profesionales de la salud del Área Programática del Hospital Ramos Mejía y los Centros de Salud y Acción Comunitaria (Cesac) Nº 11 (Agüero y San Luis) y Nº 45 (Humberto I y Jujuy).

En cuanto a la primera jornada del DETeCTar en Balvanera, las opiniones entre funcionarios, vecinos y fuerzas vivas es dispar. Sin embargo, se resalta que fue la primera experiencia fuera de los barrios vulnerables y asentamientos (Barrio 31 de Retiro, Barrio Ricciardelli de Flores, entre otros) por lo que requería una dinámica propia.

Gabriel Zicolillo, integrante de la Junta Comunal 3 por el Frente de Todos y referente e impulsor del Comité, dijo ante este medio: “Hay cosas por ajustar. Se había hecho el DETeCTAR en asentamientos, pero no con la lógica de cubrir una Comuna. El día de hoy valió porque se puso a prueba qué dinámica es la más apropiada. El valor agregado es que se mostró lo importante del trabajo territorial que vienen haciendo las instituciones locales. Había mucha estructura puesta en juego y la eficiencia estuvo dada por la participación de los actores barriales”.

De modo similar opinan integrantes del Comité. Señalan algunos de sus integrantes que, luego de haber desempeñado tareas de acompañamiento durante el sábado, fue clave el conocimiento de casas o inmuebles donde hubo contagios. También hablan del factor humano: lo importante de que los vecinos conozcan por contacto previo a los integrantes del Comité facilitó el diálogo con las autoridades sanitarias.

Fuentes de la Comuna 3 indicaron a este medio que plantearon a Ciudad la necesidad de cubrir los inmuebles donde haya personas con síntomas y también “extenderlo a quienes hayan tenido contacto directo con casos confirmados” para hacer la búsqueda más integral.

En diálogo con este medio, Zicolillo señala que si bien la Comuna 3 no tiene villas o asentamientos, donde pueda haber nodos de contagio, en el territorio abundan los hoteles, inquilinatos, casas tomas y otras viviendas donde sus ocupantes no pueden hacer un aislamiento en forma apropiada. Se habla de un aislamiento comunitario cuando muchas personas habitan un mismo cuarto y utilizan un mismo baño sin chance de distancia social. 

Sobre este tema, el comunero asegura: “Se vienen dando casos positivos dentro de viviendas informales desde el inicio de la pandemia en la Comuna 3. Es algo que preocupa. Cuando un caso es positivo hay chance de que haya corrido por los integrantes de la casa. El DETeCTar es clave en estos casos”. 

Integrantes del Comité que estuvieron en la recorrida del sábado opinaron al respecto que es necesario testear a todos los inquilinatos con casos confirmados y que se les brinde una alternativa viable para poder hacer el aislamiento “de manera digna”.

“También es prioritario resolver la cuestión alimentaria de estos vecinos”, indica el comunero. El Comité Solidario articula con decenas de comedores, merenderos y ollas populares que surgieron en las últimas semanas a fin de dar una mano en esta problemática. 

Por último, Zicolillo hizo un llamado a la comunidad: “Hay que respetar el aislamiento social, es lo primero. Si uno entre sus conocidos tiene a alguien que haya dado positivo, les pedimos por favor que más allá de que tenga o no tenga síntomas haga cuarentena. Que se tomen la fiebre, que vean si tienen síntomas. Estar atentos y ser responsables. Tenemos que estar a la altura del momento que nos toca vivir”.