Denuncian venta ilegal, ruidos molestos y prostíbulos en la zona lindante a Corrientes y Pueyrredón

Un grupo de vecinos cuestionó el accionar policial ante el crecimiento de delitos en esa zona. Tienen pruebas, pero los efectivos, en la mayoría de los casos, no responden.

Catalina vive en plena zona de conflicto con los vendedores ambulantes. Critica que, con el presupuesto que se gastó en los operativos, no se pueda sacar a los vendedores. “Mandan a tres policía a que los rompan a palos y nosotros los tenemos que defender”, cuenta.

Según la vecina, comerciantes que llevan 30 años en el lugar debieron cerrar por la competencia desleal que implica la venta ambulante. “Les pueden cobrar un montón de luz, pero no pueden con los vendedores ambulantes” y agrega que una mantera que aparece en la televisión anda en un auto Toyota Corola y que dirige una mafia donde cada vendedor tiene un stock de 400 pantalones.

También sostuvo que en los últimos meses se registraron varios asesinatos en la zona de Ecuador y Corrientes. “No vemos móviles cómo antes”, y cuestionó el funcionamiento de la fuerza policial a partir de la reforma de las comisarías, “no sabemos quien es quien, no conocemos a ningún efectivo”.

En los locales comerciales que funcionan alrededor de Jean Jaures y Lavalle, cerca del Pasaje Zelaya, los ruidos molestos son insoportables. Muchas veces, en el mes de noviembre, hubo desmanes, gente que gritaba  e insultos.

Un vecino decidió poner en su departamento vidrios dobles en sus tres ventanas para reducir los ruidos. “Tuve que gastar un montón de plata. Además tomar psicofármacos para poder dormir porque al día siguiente tengo que trabajar”, contó. Esta situación motivo múltiple reclamos de parte de los vecinos, que determinó la presencia de un efectivo policial de forma permanente en la cuadra; desde entonces no se volvieron a registrar problemas.

Otra vecina, María Angélica, denunció que en un edificio ubicado en Corrientes al 1900 hay 12 departamentos destinados a la prostitución. En uno de ellos se vende droga y contratan a jóvenes para que peguen publicidad de los prostíbulos en la calle. “Tenemos todos los datos de quienes son los responsables de los departamentos. La policía fue varias veces, pero se queda una hora y al rato sale diciendo que está todo bien”, aseguró.

 

Deja un comentario