Denuncian que los operativos de la Ciudad en el “Polo Falopero” son un show ante el alto nivel de narcotráfico en Balvanera

Alberto Aguilera, integrante de la Red de Vecinos Manzana 66, acusó que las autoridades y a la policía porteña son “inútiles o negocian con gente de más arriba”.

Balvanera, ubicado dentro de las Comuna 3, es uno de los barrios con más consumos problemáticos de la Ciudad. Pero además, los vecinos denuncian que cada vez es mayor la venta de drogas en el área. Es por eso que, en sentido irónico, decidieron llamarlo el “Distrito Falopero de Horacio (Rodríguez Larreta)”. El principal argumento de la comunidad es que en los operativos policiales, sólo detienen a vendedores menores, y no a las cabezas de las bandas.

Alberto Aguilera le comentó a Abran Paso que en Balvanera hay gente vendiendo estupefacientes a lo largo del día, quienes pagan habitaciones costosas en los hoteles de la zona, y que cuando la policía fue a registrar los establecimientos “hubo gente que no estaba”.

“Están haciendo un poco de show, están agarrado dealers con cuatro o cinco bagullos. No llega a cinco gramos lo que le encuentran. Después, que no nos vengan a versear con que se agarran grandes vendedores, porque vos vendiendo cinco papelitos, no te pagas una habitación de 510 mil pesos por mes”, manifestó Aguilera.

También explicó que cuando la situación estaba más controlada, le adjudicaron la zona a otra comisaría, por decisión del ministerio de Seguridad, a cargo en ese entonces de Martín Ocampo. De este modo, la jurisdicción de la 3a se cortaba en la Avenida Belgrano. “Vos tenes una comisarÍa en una zona complicada de venta de droga a tres cuadras y le das ese sector a una que está a 15 cuadras… Acá tenemos comisarios inútiles o que se prestan al negocio”, denunció, a la vez que enfatizó que para ellos el problema no son los narcotraficantes que atrapan, sino el “negocio que hacen con eso”, y reafirmó que hubo comisarios que realizaron bien su trabajo y no duraron nada en las comisarías.

Por otro lado, afirmó que se seguirán acercando a las reuniones que realizan Rodríguez Larreta y Diego Santilli, y a los encuentros de Comisarías Cercanas, ya que consideran que son útiles para ponerles presión a los funcionarios. En este sentido, aseguró que, luego de insistirles reiteradas veces, lograron que el mismo vicegobernador porteño admitiera que la venta de drogas bajó en otros barrios pero no en Balvanera.

También destacó la labor de la presidenta comunal, Silvia Collins, en cuanto a los reclamos de los vecinos, pero aclaró que “no es la comisaria de la zona”, en referencia a que no es a ella a quien deben exigirle por los delitos de narcotráfico en el barrio.