Denuncian a la Comisaría 3A por irregularidades

La semana pasada Abran Paso reveló situaciones de maltrato y extorsión por parte de algunos efectivos hacia vendedores ambulantes. Hoy, un grupo de vecinos de Balvanera denunció estos hechos ante la Oficina de Transparencia y Control Externo de la Policía de la Ciudad.

Desde la Red de Vecinos Manzana 66 le enviaron un mail a la oficina perteneciente al Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, con el objetivo de informar las anomalías en el accionar de agentes de la Comisaría 3A. En el escrito, la agrupación refiere a situaciones de robos y cobros ilegales a los manteros en pos de permitirles trabajar.

“Les escribo para informarles nuestra preocupación por las reiteradas irregularidades en la 3A, a pesar de que desde la asunción del comisario Adrián Rosa la respuesta policial a los llamados al 911 mejoró y tenemos la mejor imagen de él”, describe el correo electrónico. Uno de los hechos que exponen es el cobro ilegal a los vendedores para dejarlos trabajar en la zona de Lavalle y Paso, que denunciaron los manteros días atrás. 

Una vendedora contó que un móvil de la Policía de la Ciudad se presenta todos los días en Once para cobrarle $300 a las personas que despliegan sus productos en la vereda, y quienes no lo abonen deben exponer sus mercaderías en otras zonas con menor circulación de personas. “Inmediatamente nos vino la imagen de un mantero que contó que él mismo que le habían cobrado a la mañana, le estaban levantando las cosas en un procedimiento esa tarde. Después recordamos el video de un allanamiento que hicieron el 10 de septiembre en Jujuy 385 para buscar un celular que no encontraron, donde se llevaron $120 mil de los senegaleses. Se los devolvieron cuando ellos se dieron cuenta”, le manifestó Alberto Aguilera, coordinador de Manzana 66, a Abran Paso.

También comentó que ellos no consideran que los responsables sean quienes se encuentran en la cúpula de la dependencia, sino que puede llegar a ser una “avivada” de algunos oficiales. “El comisario Adrián Rosa, que todavía está de licencia con COVID, puso la comisaría a disposición de los vecinos. Cambió mucho la cosa. Tenemos operativos cuando los necesitamos y si llamás al 911 la policía viene. Pero tampoco creemos que esto sea un invento de los vendedores ambulantes”, expresó.

El ensañamiento con los comerciantes callejeros no es algo nuevo en la Ciudad. De hecho, en el mail enviado a la Oficina de Transparencia y Control Externo, la agrupación adjuntó una nota de Página 12 en donde Omar Guaraz, titular de “Vendedores libres”, afirmó que existe un plan sistemático para que la policía se dedique a “perseguir, detener en forma ilegal, golpear y hasta torturar, para amedrentar y disciplinar a trabajadores informales” que tratan de llevar el pan a su casa a través de la venta ambulante.

“Apoyamos que dejen trabajar a los vendedores, porque estamos viendo la situación en la que está cayendo la gente, en especial los senegaleses. Hay muchos que no tienen DNI, no recibieron ningún tipo de ayuda, y no tienen para comer ni para alquilar. Hay que dejarlos trabajar”, sostuvo Aguilera. En el correo electrónico, además, denuncia: “No entendemos que se ocupe a la policía en contravenciones como la venta ambulante, cuando Balvanera es terreno de venta de drogas y robos”.