Denuncia penal contra Montagne

La Alameda, junto a la secretaría de Derechos Humanos de la CGT escracharon y denunciaron a la reconocida marca de ropa de montaña por trabajo esclavo y trata de personas, entre otros delitos.

“Demostramos mediante cámara oculta en un taller de Montagne y el testimonio de una ex víctima costurera que Montagne y los encargados del taller ubicado en Ulrico Schmidl 5580 violan la ley de migraciones, al explotar inmigrantes sin documentación de identidad, por trata de personas artículos del código penal 140 y 145 bis por Trata, por la ley de Trabajo a Domicilio que relaciona al dador de trabajo, el fabricante, con las condiciones laborales y penales respecto al taller donde tercerizan la producción, y por evasión fiscal” afirmó Gustavo Vera. El titular de la ONG La Alameda explicó que una tragedia disparó la denuncia. “El micro de la empresa Potosí Bus que traficaba a los costureros desde Bolivia desbarrancó en La Quiaca, en la provincia de Jujuy con un total de 12 muertos. Una sobreviviente, con marido y cuñado menor de edad fallecidos, se acercó a la sede de la Alameda y denunció al taller textil donde estuviera esclavizada ella y otros costureros para confeccionar prendas de la reconocida marca” explica Vera. “Encima de todo, la víctima denunciante vivió las estafas de los abogados que representan al tallerista ya que estando internada, como resultado de la amputación de una pierna, le hicieron firmar distintos poderes para cobrar subsidios e indemnizaciones que ella nunca recibió”.
Por tal motivo, desde La Alameda realizaron dos cámaras ocultas a fines del 2012 y el viernes de la semana pasada. “Allí, los encargados del taller, Margarita Blanco y René Mammani Quispe, reconocen que confeccionan para Montagne camisas que pagan seis pesos al costurero mientras que en los comercios la marca cobra a los consumidores 390 pesos” describe el titular de la ONG. A su vez, en la segunda cámara oculta quedó registrado como trabaja una joven de 17 años traficada desde Bolivia sin documentos de identidad.
Según los denunciantes, la jornada laboral en este taller abarca de lunes a sábados de 7 a 22 horas y medio día los domingos, es decir, alrededor de 94 horas, de las 144 que contiene una semana.

“Estas marcas tercerizan en campos de concentración en que se convirtieron estos talleres” expresó Julio Piumato, secretario de Derechos Humanos de la CGT, quien se hizo presente en la esquina de av. Córdoba y Godoy Cruz, pleno barrio de Palermo, donde se llevó a cabo el escrache.
Por su parte la legisladora porteña Fernanda Gil Lozano, también presente, afirmó que “estos talleres violan la ley de trata de personas artículos del código penal 140 y 145 bis por Trata, la ley de Trabajo a Domicilio: explotan inmigrantes sin documentación de identidad. La denuncia contiene imagenes de una cámara oculta que certifica la modalidad de estos talleres clandestinos”. “El gobierno de la Ciudad hizo una inspección hoy (por ayer) y encontró que todos los costureros estaban indocumentados”, señaló Vera al diario Tiempo Argentino y subrayó el rol de la empresa de transporte que ya está denunciada junto a Flecha Bus y La Veloz del Norte, por transportar a ciudadanos bolivianos previo arreglo con policías que custodian la frontera.
La denuncia fue presentada en el juzgado federal N° 2 porteño, a cargo de Marcelo Di Giorgi, con el número de expediente 192/13.

La Alameda es la ONG de la Asamblea Parque Avellaneda, que tiene como uno de sus objetivos principales combatir la ecplotación laboral y pelear por fuentes de trabajo dignas. Por ese motivo, crearon la Cooperativa “20 de Diciembre” que tiene su propia marca, No Chains, la cual nació con un objeto social amplio, que le permite desarrollar múltiples emprendimientos productivos, entre los que se destacan un taller textil y un taller de artesanías en cerámica.