Denuncia penal contra el titular del SMATA

Organismos de derechos humanos y una importante cantidad de abogados presentaron una denuncia penal contra Ricardo Pignanelli y Mario Roberto Manrique, dirección del sindicato de los trabajadores automotrices, por incurrir en el delito previsto en el artículo 149 bis del Código Penal. 

La denuncia por el delito de “coacción”, que recayó en el juzgado de Instrucción N° 5, está fundada en las amenazas de despidos y el cierre de la planta de Lear en General Pacheco producidas por la empresa y la dirigencia del SMATA para obligar a los trabajadores a firmar la revocatoria contra sus delegados, quienes fueron elegidos hace poco más de un año con el 65 % de los votos. Este episodio sucedió el jueves 17, cuando los trabajadores en actividad fueron llevados contra su voluntad a más de treinta kilómetros de su lugar de trabajo para concretar el fraude contra los delegados en una asamblea organizada por el Sindicato y avalada por el Ministerio de Trabajo. “Estas cosas me indignan mucho: primero privan de la libertad a los trabajadores cuando los trasladan sin dar explicaciones a la asamblea y luego se los presiona en esta asamblea que llaman “sin debate”. Es absurdo, ¿cómo va a haber una asamblea donde destituyan a los delegados y a la comisión interna y no va a haber debate? Esta es una medida nula de toda nulidad”, afirmó a Abran paso Patricia Walsh, una de las personalidades que acompañó la presentación.

Junto a Walsh se hicieron presentes, entre otros, el Obispo Aldo Etchegoyen de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

 

Despidos, suspensiones y la complicidad del sindicato y el Ministerio de Trabajo: “mi padre le estaría dedicando a Carlos Tomada una catarata de artículos”.

La autopartista norteamericana Lear mantiene un conflicto con sus trabajadores desde hace varios meses a raíz de haber despedido a 110 trabajadores y suspender a otros 100. Esta situación laboral se enmarca en los más de 12.000 suspensiones vienen sufriendo los trabajadores del sector durante este año, según denuncian los propios dirigentes del gremio. Sin embargo, hasta el momento el SMATA le ha dado la espalda a los trabajadores que salen a reclamar por sus fuentes de trabajo. Delegados opositores a la conducción de Pignanelli afirman que hay temor de que en la industria automotriz suceda como en la alimentación, donde las fuerzas de izquierda dirigen las comisiones internas de las principales fábricas y en la última elección consiguieron un 40% de los votos frente a la lista que encabezaba Rodolfo Daer, titular del gremio. Por el momento, en la industria automotriz estos sectores ocupan un lugar importante en las autopartistas, como el caso de Gestamp, pero no en las terminales automotrices donde todavía dirigen los sectores vinculados a Pignanelli. “Acá hay cientos de despidos y suspensiones, por lo tanto más allá de la vocación política de estos trabajadores, lo principal es que no tienen dinero para pagar la olla” afirma Walsh y denuncia el rol de los dirigentes sindicales: “la burocracia resulta cómplice de la patronal y el Ministerio de Trabajo, ni hablar…mi padre le estaría dedicando a Carlos Tomada una catarata de artículos”