Declararon inconstitucional un decreto que avasalla las competencias de las comunas

Democracia comunal. La Justicia de la Ciudad rechazó un decreto que limitaba los derechos de las comunas.

El lunes pasado la Justicia consideró que el decreto 251/GCABA/2014 lesionaba un derecho colectivo y otorgó legitimación a los actores para acudir a la justicia, en pos de defender la Democracia Participativa y la Democracia Comunal.

El fallo del juez Francisco Ferres estimó que el decreto pretendía avanzar sobre la estructura organizativa de las comunas, establecida en la ley 1.777, por lo que era “ilegítimo y merecía ser tachado de inconstitucional”. 

El Decreto 251, sancionado el 25 de junio de 2014, establecía una estructura para las comunas a través de gerencias. También determinaba cómo se destinaban esos gerentes y qué competencias tenían. De esta manera, creó las figuras de Gerente Operativo de Gestión Administrativa, Gerente Operativo de Gestión Comunal, Subgerente Operativo de Participación Vecinal y Atención Vecinal y Subgerente Operativo de Control Comunal y de Obras. 

La decisión del juez surge a partir de una amparo presentada por comuneros, ex comuneros y habitantes de la Ciudad. Según el fallo, la medida del Poder Ejecutivo, con la creación de las gerencias, disminuía la posibilidad de acción de las comunas y comprometía el ejercicio de sus atribuciones. Ferrer dictaminó que los únicos competentes para regular la estructura comunal, establecer nuevas competencias a las Juntas o quitarlas era la legislatura porteña o la propia comuna. Por eso, el Poder Ejecutivo no tiene ninguna facultad para entrometerse en dichos asuntos.

El documento expedido por el juez también establece que no se podrá privar a los trabajadores del derecho que adquirieron mientras funcionaba esa estructura, es decir que los empleados de las gerencias no podrán ser despedidos.

Jonatan Baldiviezo, patrocinador legal del amparo y presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad, le afirmó a Abran Paso que el decreto era una forma de desvirtuar el espíritu de lo que significan las comunas en la Ciudad de Buenos Aires: la descentralización del poder central. Además, resaltó la importancia del fallo para garantizar el acceso a la Justicia, y para poder discutir y defender la democracia comunal y participativa.

Para el abogado, en los últimos años, desde una “doctrina superior de justicia”, se dejó afuera del debate de las problemáticas urbanas a la ciudadanía, los Consejos Consultivos y a lo miembros de la Junta Comunal. “Se empezó a considerar que únicamente el presidente de la comuna podía ir a la Justicia a denunciar o a cuestionar intromisiones del Ejecutivo”, explicó.

Además, Baldiviezo afirmó que en los últimos ocho años todos los presidentes de las Juntas fueron oficialistas por lo que ninguno iba a cuestionar las decisiones de la cabeza de su gobierno. A su vez, de esta manera, la Justicia cerraba la posibilidad de que el resto de los ciudadanos y funcionarios puedan cuestionar esas intromisiones. 

“Este fallo revierte y cuestiona esos antecedentes diciendo que cuando está en juego la democracia participativa, estamos hablando de un derecho colectivo. Y frente a la violación de un derecho colectivo, cualquier habitante de la Ciudad puede venir a la Justicia a cuestionarlo”, enfatizó.

Por otro lado, Baldiviezo resaltó que entre las necesidades más urgentes de las comunas se encuentra la independencia económica (en pos de lograr una independencia política), y el correcto funcionamiento de los Consejos Consultivos, el órgano más importante de la democracia comunal que se encuentra “totalmente rezagado en la impronta que tiene el gobierno del Pro”.

En este sentido, criticó al oficialismo porteño por no brindar espacios de verdadero debate, donde plantear las problemáticas y las propuestas. Para el abogado, todas las instancias participativas que se realizan son meramente formales, incluso las sesiones legislativas, a las que calificó como una “verdadera escribanía, donde se tratan proyectos sin información y sin espacio de escucha a lo distinto”.

“Yo creo que este gobierno sigue teniendo una aversión a la democracia, incluso a la representativa porque vemos que en la Legislatura se votan leyes sin aviso público, sin cumplir con la mayoría… Mucho menos van a respetar una desconcentración del poder en el ámbito ejecutivo”, denunció.

Sin embargo, es un hecho importante a tener en cuenta que Juntos por el Cambio perdió en las comunas 4 y 8, ubicadas en zona sur, lo que significa que por primera vez el presidente comunal no será del oficialismo de la Ciudad. Baldiviezo ve este hecho como una posibilidad de hacer funcionar las comunas como deberían hacerlo: internamente como un órgano colegiado, en el que todos los juntistas tengan el mismo poder de decisión; y hacia afuera, que asuman el rol de reclamar las competencias que aún faltan traspasar a la comuna o no se respetan.