Cultura por una sociedad mejor

Una segunda facetas de El Sabato Espacio Cultural tiene que ver con la realización de distintas campañas artísticas en el ámbito de la Ciudad. Las campañas abordan temas como el bullying, la trata y la discriminación, la xenofobia y el racismo.

“El bullying es la principal causa de suicidio adolescente. Por eso iniciamos una campaña a la que le pusimos mucho corazón y compromiso”, cuenta Diego Berardo, director de El Sabato.

“Nos pareció que algo había que hacer porque los porcentajes de denuncia crecen en torno al 40% por año. Hay un montón de gente que no se anima a contarlo, por lo tanto el porcentaje es mucho más alto. Esos pibes son el futuro de nuestra sociedad”, agrega.

La campaña Cultura contra el bullying inicia su tercer año consecutivo y se realizó en veinte  escuelas de la Ciudad de Buenos Aires. Consta de una obra de teatro que dura 17 minutos “con un contenido muy fuerte que hace reflexionar”, a continuación se realiza una charla para reflexionar y luego se hace un mural en una pared interna o externa de cada colegio, sobre la base de un boceto elaborado entre un colectivo de muralistas y los alumnos de cada establecimiento educativo.

Diego cuenta que fue muy interesante la respuesta que encontraron. Considera que los chicos no tienen conciencia de la violencia que ejercen porque está naturalizada y se dan cuenta de lo que están haciendo cuando lo ven representado.

“Nos marcó mucha una situación en una escuela en la cuál una docente obligó a un chico a ver la obra, se generó una discusión muy fuerte entre ellos, finalmente se quedó, y cuando terminó fue el primero en levantar la mano. Nos agradeció porque él no se había dado cuenta que toda esa violencia la ejercía sobre sus compañeros. La maestra se puso a llorar de emoción”, rememora.

La campaña concluye con una encuesta anónima. Esto permitió observar que el 40 % de los alumnos sufrió bullying, el 60 % dijeron que se sienten solos, el 80% que hay violencia física dentro y fuera de la escuela. “Los estudiantes dicen que no confían en la institución. Denuncian la problemática ante sus padres o con sus amigos, porque si hablan con el docente o con las autoridades no hacen nada. El problema es que no tienen a quien recurrir”, sostiene Berardo, y agrega que “el tema es un problema grave en la Ciudad y si no tiene la atención que se merece va ir en crescendo”.

Otra de las actividades que están desarrollando es Cultura contra la Trata Se trabaja la problemática en todos sus sentidos, desde la esclavitud sexual, hasta los talleres clandestinos y el trabajo rural. Durante un mes se presentan obras de teatro y exposición visual que tocan la temática, se impulsa una charla debate con ONGs y organizaciones gubernamentales “para construir red que nos permita generar conciencia y al mismo tiempo trabajar con fuerza para terminar con el problema de la trata en la Argentina”.

La tercera actividad que hacen es una campaña contra la discriminación, la xenofobia y el racismo que se organiza con otras instituciones. Esta campaña se llama Murales por la convivencia. Participan instituciones como la DAIA, el INADI, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Se realizarán murales en persianas de comercios en la zona de Once y otros barrios de la Ciudad. “Hicimos una convocatoria abierta a todos los artistas que quieran proponer murales para que sean la cara de la campaña”.

Las instituciones que participan, junto con la artista urbana Adry Balbo, seleccionarán tres trabajos para plasmarlos en distintas persianas. Después se hará una convocatoria masiva a voluntario que quieran intervenir”.

La campaña “Murales por la convivencia”, tiene como finalidad que las intervenciones artísticas que se realicen queden como sello permanente y mensaje firme a favor del respeto, la diversidad, el diálogo, la paz y la convivencia.

Con las campañas “queremos demostrar que la cultura es una enorme y maravillosa herramienta para transformar la realidad de los que viven en la ciudad”, concluye Diego Berardo.

Murales por la convivencia contra la discriminación, la xenofobia y el racismo

 

Deja un comentario