Críticas a las leyes que afectarán terrenos para Higiene Urbana

El legislador porteño Pablo Bergel (Bloque Verde Alameda), reflexionó que los predios que se pretenden destinar por medio de dos proyectos de Ley que está tratando la Legislatura a la figura de “higiene urbana”, “no están distribuidos parejamente”. La iniciativa, que forma parte del paquete de normativas que busca sancionar el oficialismo porteño, fue aprobada este jueves en el Parlamento porteño.

“Esta categoría no remite necesariamente a plantas de tratamiento: pueden ser depósitos de camiones de basura, lugares donde se transfiere la basura, lugares de separación de residuos u otro tipo de cosas relacionadas”, resumió Bergel en diálogo con el programa Código de Barras, de la radio Frecuencia Zero.

Lo sancionado el jueves responde a la necesidad de la Ciudad de tener zonas en donde instalar las plantas de Tratamiento Mecánico Biológico conocidas como MBT. Para eso, se necesitaron “dos leyes diferentes aunque concurrentes”, indicó Bergel.

Por un lado se incluyó en el Código de Planeamiento Urbano porteño la figura de Higiene Urbana y por el que fueron afectados quince predios para ser usados con el fin de mejorar la performance del Gobierno en materia de Basura Cero. Por el otro, se estableció que un espacio lindero al Autódromo será el primero en utilizarse para la instalación de una planta de MBT.

Para Bergel, “la inclusión del concepto de Higiene Urbana dentro del Código de Planeamiento definida en términos generales puede ser válida, pero la forma en que fue presentado sin consulta en las comunas y distribuido sobre todo con cargas en el sur de la Ciudad mantiene la injusticia en cuanto a que el sur es el que menos residuos produce por habitante y se tendría que llevar la mayor cantidad de estas nuevas zonas”.

Además, el diputado sostuvo que “hay dos cosas que se han salteado: la consulta con las comunas y la distribución territorial pareja entre todas las zonas de Buenos Aires. Además se omitió la necesaria consulta con la comisión de Ambiente”.

“El 45 por ciento de lo que producimos los porteños son residuos orgánicos que pueden ser comportados y convertidos en tierra fértil de primerísima calidad en tanto no se mezclen y se conviertan en basura. Creemos que estas plantas no son un método que conduzca a basura cero. Podría ser uno complementario final de todo aquello que no se pudo recuperar antes por la separación en origen y por el compostaje de residuos”, analizó el diputado de Verde Alameda, quien agregó: “Todo lo que llega mezclado a las plantas de MBT se separa, pero lo orgánico ya llega contaminado. Nosotros decimos que no tenemos que empezar por el final o lo complementario. Esto debe llegar luego de que se agotaron el compostaje en casas, en las comunas, en edificios, en plazas, en huertas comunitarias, en los balcones de las plazas…

Por otra parte, Bergel aseguró que “la Ciudad diga que va a destinar parte de su propio territorio al tema residuos significa un avance, en alguna medida forzado porque no nos queda otra. Estos predios no están distribuidos parejamente. Hay algunos en el extremo norte sobre el Río de la Plata y la mayoría en el sur”.

La votación para incluir la figura de Higiene Urbana en el Código recibió 46 votos positivos de los bloques PRO, Frente para la Victoria, Confianza Pública, Nuevo Encuentro, Frente Progresista y Popular PJ y 12 abstenciones de Suma +, Coalición Cívica, Proyecto Sur, Verde Alameda y Frente de Izquierda y de los Trabajadores.