Crece la polémica por el protocolo contra las tomas de colegios

Se sumaron nuevos diputados al rechazo del protocolo de actuación en casos de tomas de colegios elaborado por el Ministerio de Educación de la Ciudad

Los polémica por el protocolo anti tomas elaboraron un pedido de informe para corroborar con el Poder Ejecutivo la existencia de un protocolo de actuación en los colegios en caso de tomas.
En caso de que se confirme su existencia se solicita una copia e información sobre cuáles fueron las vías administrativas que se utilizaron para hacerlo efectivo. Qué organismos gubernamentales o no gubernamentales, instituciones y/o organizaciones participaron en la elaboración del mismo. Si el Consejo de los Derechos de Niñas, Niñas y Adolescentes tuvo participación en la elaboración del protocolo. Si los y las estudiantes participaron en la elaboración del protocolo.
Según la información difundida por los medios de comunicación, el protocolo indica que “los padres se harán responsables de los daños eventuales que realicen sus hijos”. El pedido de los diputados busca saber cuál es la normativa vigente en la que se basan para disponer esta medida.
El 14 de febrero varios medios gráficos informaron sobre la existencia de un protocolo lanzado por el ministerio de la Ciudad de Buenos Aires que contendría “las pautas de acción” para que los directivos y autoridades de las escuelas lleven a cabo en caso de toma del establecimiento educativo por parte de los estudiantes.
Según la información difundida, el protocolo establece que mediante la firma de un documento serán los padres, madres o tutores quienes se hagan cargo de las acciones llevadas adelante por los estudiantes.
Además señala que los directivos deberán labrar actas con fotografías que acrediten la situación para ser elevadas al Ministerio.
Los diputados de la oposición consideraron que la existencia de este protocolo resulta preocupante ya que se corre el riesgo de vulnerar derechos de los adolescentes (a ser oído, a expresar su opinión, a que ésta sea tenida en cuenta en las cuestiones que las competen, a la privacidad, entre otros) en situaciones de protestas y reclamos estudiantiles.