Crece la polémica por el programa “BA Elige”

Comuneros de diversos barrios de la Ciudad de Buenos Aires acordaron una declaración para rechazar la iniciativa del Ejecutivo porteño.

A través de una declaración conjunta, varias comunas expusieron su rechazo al Programa “BA Elige”, que, según dicen, se inmiscuye “en las competencias exclusivas y concurrentes de las Comunas”. La medida iría contra la vocación descentralizadora con que las mismas fueron concebidas. Reclaman que se declare ilegítimo.

El programa lanzado desde el área de Participación Ciudadana del Gobierno de la Ciudad, propone vínculo directo entre los vecinos y el Gobierno, y cuenta con un presupuesto de $ 500 millones de pesos para obras, proyectos y programas de diversa índole.

En el acto de lanzamiento de la medida a fines de marzo, el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, había anunciado: “Queremos que la gente participe cada vez más. Anteriormente, uno solamente participaba cada dos años poniendo un voto en una urna, pero hoy con la información que todos tienen estamos convencidos de que la Ciudad va a estar mejor cuanto más logremos que la gente participe”

Más allá del discurso democratizador, los comuneros observan en la medida otro objetivo de fondo: colocar en la administración central las instancias de discernimiento que corresponden a las comunas.

Ya el 24 de abril, el Consejo Consultivo Comunal 12 había emitido una declaración en la que planteaba: “Este programa no hace más que obviar el propósito de las Instituciones Comunales, la Junta Comunal y el Consejo Consultivo Comunal creados por la Ley 1777 y cuyo marco se encuentra en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, al ofrecer a los vecinos un canal de presentación de propuestas alternativo a las mismas y a la vez poco transparente ya que no da lugar para su debate o para conocer las adhesiones que concitan”.

El documento actual, titulado Declaración Intercomunal, sube el tono, y directamente acusa que “el BA Elige es un vaciamiento funcional, pues toda la ‘participación vecinal’ que debería concentrarse en los Consejos Consultivos Comunales (CCC) de las comunas, queda vinculada a la Administración del Gobierno Central”.

Y sostiene que es un retroceso con respecto a lo avanzado: “El Programa BA Elige, parece, en principio, mantener la misma estructura del antiguo y derogado Presupuesto Participativo, previo a la implantación de las Comunas, simplemente modificando su nombre, desnaturalizando ese sistema de participación, por medio de un acto reglamentario de inferior jerarquía que se exhibe contrario a la ley.”

Tras exponer varios artículos de la Constitución de la Ciudad y de la Ley 1777 de las comunas, concluye: “se desprende que las Comunas no mantienen una relación de subordinación con la administración central, sino que, en todo caso, dicha relación es de coordinación”.