Continua la restricción para la apertura de los comercios de Once

Foto. Bernardino Avila, Página 12

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció la reapertura de comercios de indumentaria y calzado en avenidas de alta circulación para el próximo 3 de agosto, pero aclaró que estarán exceptuados aquellos que se encuentren en las zonas de los centros de transbordo Liniers, Retiro, Constitución y Once.

Horacio Rodríguez Larreta anunció medidas para adaptar el espacio público, garantizar la movilidad y el transporte seguros, y recuperar la actividad económica de la Ciudad.

Desde el Gobierno porteño aclararon que “es fundamental avanzar con una apertura progresiva, con prudencia y que puede tener avances, pausas o retrocesos según la evolución de los datos”.

Desde el comienzo de la pandemia el Gobierno de la Ciudad ya realizó intervenciones en 100.000 m2 de avenidas, calles y veredas para garantizar el distanciamiento social, incentivar y acompañar el comercio de escala barrial y evitar aglomeraciones y el uso innecesario del transporte público. Se transformaron aproximadamente 100 calles de la Ciudad que concentran grandes cantidades de locales comerciales a través de diversas intervenciones.

En la etapa que viene se va a potenciar la transformación de BUENOS AIRES EN UNA CIUDAD A ESCALA HUMANA para garantizar el distanciamiento social y los protocolos. Y se profundizará la descentralización para que se puedan hacer la mayor parte de las actividades cotidianas y recreativas en el barrio y con más espacio para ciclistas y peatones.

El plan consta de 6 etapas y contempla 100 protocolos para la apertura progresiva de la actividad comercial, cultural, recreativa, deportiva, turística, de servicios, industrial, del espacio público, de la salud programada y de la educación.

Se va a reconfigurar el espacio público para garantizar el distanciamiento social y los protocolos de higiene. Para ello, se profundizará la descentralización de la Ciudad para que las personas puedan desarrollar la mayor parte de sus actividades cotidianas y recreativas en su propio barrio, sin necesidad de tener que movilizarse grandes distancias, y dedicando más espacio a los ciclistas y peatones. Con la participación activa de los vecinos y vecinas, se realizarán las siguientes intervenciones:

● Creación de calles cerradas al tránsito de forma transitoria en los barrios, para brindar mayor superficie de espacio peatonal y que las personas puedan circular, permanecer, disfrutar y convivir, respetando el distanciamiento físico. Estas intervenciones se realizarán dentro de los barrios que comparten cierta identidad, en zonas cercanas a avenidas que tengan un déficit de espacio verde y espacio público en zonas de alta concentración poblacional.

Innovaciones en el espacio público con foco en el bienestar de niños, niñas y adolescentes. El espacio público es clave en el desarrollo de la infancia y la adolescencia para su formación como seres sociales, dado que nos enseña a convivir, respetarnos, esperar y socializar. Siguiendo las recomendaciones de especialistas en este ámbito, se contemplan intervenciones con pintura y de distintas escalas relacionadas con los paseos de cercanía habilitados actualmente para niños, niñas y adolescentes durante los fines de semana. Se busca generar momentos para que incorporen la noción del juego al aire libre en el espacio público y adquieran nuevas pautas de interacción con distanciamiento social.

● Intervenciones para promover la reactivación del sector gastronómico. Se prevén intervenciones a partir de un sistema adaptable según las condiciones físicas del área. Diferentes calles serán intervenidas con demarcaciones horizontales que permitirán ampliar la superficie de los locales frentistas, garantizando el distanciamiento social entre las mesas. Las medidas incluyen desde la ocupación en calzada en el espacio frente a un local, hasta el corte total de una calle, para ocupar con mesas y sillas.

● Transformación de zonas emblemáticas. Transformaremos progresivamente zonas emblemáticas en espacios peatonales y recreativos que garanticen el distanciamiento físico.

Las zonas a intervenir podrán ser representativas del patrimonio cultural de los barrios, tanto por sus atributos arquitectónicos, históricos, culturales o paisajísticos y por su valor identitario. Para ello, trabajaremos junto a vecinos y vecinas, organizaciones barriales, asociaciones de comerciantes e instituciones locales, y promoveremos un modelo sostenible, que consolide la transformación de la Ciudad a largo plazo.