Continúa la disputa por las clases de gimnasia en las plazas de Balvanera

Los vecinos denuncian que hay contaminación sonora en los alrededores de los espacios verdes de la Comuna 3.

La problemática entre los residentes de Balvanera por el sonido alto que producen las clases de gimnasia ya tiene varios meses. Pero con las nuevas restricciones, que prohíben la actividad física grupal en establecimientos cerrados, se hizo más grave. La opinión de los vecinos y de la Presidenta de la Junta Comunal 3.

Alberto Aguilera, de la Red de Vecinos Manzana 66, manifestó que en esa plaza la situación está un poco más controlada y que bajaron el volumen de los parlantes, pero el problema que persiste es que suelen haber varios grupos al mismo tiempo, que aplauden y gritan. Y eso se suma a la música. “Todos tenemos que ceder un poco. Yo al profe de gym no le digo que no haga la clase, le pido que no use el parlante, si la clase la puede dar igual. No pedimos que se vayan”, manifestó. 

Y agregó: “El deporte ya no es solo una cuestión física, también es psicológica. A mí me parece espectacular que hagan actividad física en Manzana, porque respiras, te distraes y te hace bien. Pero la cuestión es que cuando vos está haciendo ejercicio por ahí hay una persona que en su casa necesita estudiar o descansar”. También aseveró que lo que está mal es la legislación: “Si vos le permitís a un gimnasio que salga a la calle, le tenes que decir que tengan el apto físico, que no usen parlantes, que no usen el equipamiento del parque como las rejas y los árboles, y que estén de tal a tal horario, no pueden estar todo el día”, explicó.

En la misma línea, Cristina Corzo, integrante del Consejo Consultivo Comunal, aseguró que hay contaminación sonora en los alrededores de los espacios verdes porque hay lecciones de lunes a sábados desde las 10 de la mañana. Además. afirmó que no hay ningún tipo de intervención de las autoridades del Gobierno porteño y opinó que considera que lo que busca el GCBA es el enfrentamiento de los vecinos.

“Es una pelea que se da entre nosotros porque la Ciudad no ha puesto normas claras. Ellos tendrían que decir que donde hay plazas chicas no se puede hacer actividad física, ni venir a bailar, ni hacer contaminación sonora. Esa área hay que dejársela a los residentes. Se podría hacer gimnasia en lugares grandes, como Parque Lezama, Centenario, los Bosques de Palermo o Parque Saavedra”, apuntó. En este punto destacó una de las grandes dificultades que arrastra la Comuna 3: la falta de espacios verdes.

“Durante los años del gobierno de Cambiemos, que ya van a ser 14, se han perdido cualquier cantidad de espacios verdes y de tierras públicas, que es por lo que todos los vecinos están luchando, como en Caballito, Colegiales, Paternal y Costa Salguero. Eso es porque a este gobierno lo único que le importa es el cemento. Las plazas las ha hecho cementadas”, denunció.

Por su parte, la Presidenta de la Junta, Silvia Collin destacó que con la pandemia el ámbito público adquirió otra dimensión y que ya no va a volver a ser como era antes. Al respecto, indicó que teniendo en cuenta que en la zona hay mucha cantidad de población y que la intensidad de uso de espacios verdes es muy grande, hay que concientizar sobre el nuevo concepto del uso de los lugares públicos, que tienen que ser compartidos y colectivos. “Si uno está incentivando que se usen, porque así estás cuidando la salud mental, y que las actividades tienen que ser al aire libre, no podés decirle después a la gente que no haga nada afuera. La plaza no es el patio de atrás de la casa de alguien. Es un ámbito de juego, de encuentro, de uso”, añadió.

También comentó que los últimos fines de semana estuvieron recorriéndolas, con guardaparques y agentes de Prevención. “Estuvo tranquilo. La instrucción es que no tenían que ser más de 10 personas por grupo”, informó, a la vez que enfatizó: “Las clases de gimnasia no son de 40 personas que ocupan media plaza. Puede haber 8 o 9 y muchas veces se hacen en horarios donde no hay nadie. Generalmente no tenés varios profes en simultáneo. El otro día en Primero de Mayo, por ejemplo, había solo dos profesores. Y no era que estaban quitando un montón de lugar”.

Por último, puntualizó en que aquel que va a los espacios verdes de Balvanera es porque también es residente y remarcó que se debe hacer un cambio de conciencia social en lo que respecta a cómo entendemos que debe ser el uso de los lugares públicos. “Por parte de los vecinos es entender que estas actividades se van a realizar. Y por parte de quienes la desarrollan entender que se tienen que hacer sin molestar. Tenemos que mirar las cosas de manera diferente. En eso tratamos de aportar nuestro granito de arena, para apostar a una mejor convivencia”, concluyó.