CONFLICTO EN EMFER

Abran Paso conversó con uno de sus delegados para comprender por qué decidieron tomar la fábrica de trenes que pertenece a los Cirigliano y qué propuestas tienen para el sistema ferroviario nacional.

Desde el operativo policial del 7 de julio, ¿cómo avanzó el conflicto y cuál es la situación?

Tras la represión se logró que Caló se tuviera que meter en las negociaciones. El miércoles 16 se logró cobrar la quincena y el aguinaldo que nos debían a través de un fondo especial que destinó el Ministerio de Trabajo. Y no sólo que cobráramos los que estamos afiliados a la UOM, sino también el personal administrativo. Esto fue luego de nueve días de toma, del 7 de julio hasta el 16, que se hizo efectivo el cobro.

Ahora estamos impulsando una solución de fondo. Por eso estamos promoviendo un proyecto de ley de expropiación y estatización de la planta, a través de un arco muy amplio, y llevamos esto también al Ministerio de Trasporte.

Nos comunicaron que el Ministerio de Trabajo presentó una recomendación propia de estatización de la planta. Según nos hacen llegar, eso se lo elevaron al Ministerio de Transporte y éste a la Presidencia. Y ahí se rechazó. Pero parece que la recomendación que tiene el Ministerio de Transporte es que la planta se la queden los chinos. Que Cirigliano se la venda a los chinos. La lucha nuestra es por la estatización, y esto está aprobado por la asamblea.

No descartamos tampoco la vía del Ministerio de Defensa. Porque esto era antes fabricaciones militares. Por eso hablamos de reestatización nosotros.

Han recibido solidaridad…

Ha sido impresionante el acercamiento de compañeros de distintas organizaciones políticas, sociales, centros de estudiantes, y a muchos como a ustedes los hemos llevado a recorrer la planta, para que vean no sólo la capacidad productiva, sino humana que hay. Para que vean también el amor que le ponen los compañeros a su profesión y que vean que esto no sólo es una unidad operativa, sino que también es una escuela ferroviaria. Y que si se termina es un golpe tremendo a la industria ferroviaria del país.

Por eso nosotros les pedimos, que nos acompañen en este proceso, para que se frene la tendencia del gobierno de comprarle todo a China y se reactive la industria ferroviaria argentina.