Comienza la inscripción para la vacunación contra el COVID: Hablan los adultos mayores de la Comuna 3

Será de forma escalonada por grupo etario y a personas que viven en residencias de la tercera edad en la Ciudad. Los turnos se habilitarán mañana y la vacunación comenzará el lunes. El Centro Cultural Julian Centeya y el Parque de la Estación serán los centros de la Comuna 3.

Hace unos meses que comenzó a desarrollarse el Plan de Vacunación contra el COVID 19 en todo el país. En la Ciudad, los primeros que recibieron las dosis de Sputnik V fueron los trabajadores de la Salud de primera línea. Pero con la llegada de un nuevo lote, se abrirá la inscripción para los adultos mayores de 80 que quieran recibirla.

Mientras que aquellas personas que se encuentren en residencias no tienen que anotarse, quienes no vivan allí podrán enlistarse a partir de mañana, a través del sitio web del Gobierno porteño (https://www.buenosaires.gob.ar/coronavirus/vacunacion-covid-19/adultos-mayores-de-70), completando un formulario con datos personales, día, horario y centro vacunatorio más cercano. También se puede sacar el turno a través de la línea 147.

Los centros de vacunación públicos de la Comuna 3 se encontrarán en el Centro Cultural Julián Centeya (San Juan 3255, San Cristóbal) y el Parque de la Estación (Pte Perón 3326, Balvanera). Como adelantó Abran Paso a principios de febrero, el Consejo Consultivo ya había solicitado la apertura del registro voluntario, aunque la declaración aprobada en la primera asamblea vecinal contemplaba su aplicación a todos los ciudadanos, en una de las comunas más afectadas por el coronavirus.

En esta ocasión los vecinos a los que alcanza esta primera etapa tuvieron diversas opiniones al respecto, aunque todos afirmaron que se vacunarán. Marta Marucco, vecina de Balvanera, expresó: “Estoy prácticamente sin moverme de mi casas desde febrero, cuando comenzó la cuarentena. Recién hoy tuvimos noticias de que el Gobierno de la Ciudad va a comenzar a vacunar. Lo deseable hubiera sido que abrieran la inscripción mucho antes porque las vacunas ya habían comenzado a llegar”.

Y agregó: “Sentí algo ambivalente. Por un lado, alegría de ver que se aproxima el momento en que puedo inmunizarme ante esta pandemia tan grave. Y junto con eso, indignación porque las personas potencialmente más afectadas por la enfermedad pedimos mucho que se iniciara este proceso y resulta que recién me podré inscribir el viernes y aseguran, muy sueltos de cuerpo, que el lunes van a comenzar. Mi amyor preocupación en este momento, que anula en parte la alegría, es que la página colapse. Eso es lo que habría que tratar de evitar”.

Albertu Stul, integrante de Manzana 66, opinó que la vacuna llegó, “tarde, pero en buena hora que haya llegado”; y también enfatizó en que el periodo de inscripción es corto. Por el contrario, Jaime Fischer, otro vecino de 86 años de Balvanera manifestó que si bien la logística de la organización es complicada, hay que “acompañar mucho, criticar menos, descalificar menos y tratar de, con toda nuestra fuerza y espíritu de colaboración, contribuir a que las cosas sigan un curso favorable”.

Todos coincidieron en que el origen de la vacuna es un dato que no tiene ningún tipo de valor. “Su procedencia para mi es totalmente indistinta. Para hacer una vacuna tiene que ser un laboratorio de primer nivel, esas no son cosas que se hacen en kioscos. La simpatía política con respecto a cada vacuna me parece una ridiculez. Y descalificar a una vacuna por su origen es totalmente absurdo”, apuntó Stul, a la vez que Fischer aseguró: “De acuerdo a como lo designen las autoridades, me van a aplicar la vacuna que esté disponible en el momento en el que lo consideren. No me interesa si viene de Rusia, de la India, de Inglaterra, o de donde sea”.