Clausuras y un detenido en locales que vendían teléfonos robados

Dos inspecciones a locales de venta de celulares en el barrio de Balvanera tuvo como resultado el tapiado de uno de ellos por violar una clausura, el secuestro de más de 400 equipos denunciados como robados y la detención de cuatro personas.

Los procedimientos fueron realizados en los últimos días por la División Sumarios y Brigadas de Prevención de la Comisaría Comunal 3 y la División Conductas Informáticas Ilícitas de la Policía de la Ciudad, junto a la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y bajo la supervisión de la Dirección General de Coordinación del Ministerio de Justicia y Seguridad.

En ambos casos, intervinieron el Juzgado Criminal y Correccional Federal Número 4, a cargo del doctor Ariel Lijo y ante la Secretaría 8 del doctor Canero, y la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 17, del doctor Walter López, Secretaría Única, que avalaron lo actuado y procedieron al secuestro de toda la mercadería ilegal, además del traslado de los detenidos.

Los efectivos se dirigieron a una galería de la avenida Rivadavia al 2600, en Balvanera, donde siete locales ofrecían teléfonos celulares y accesorios. Al realizar la inspección, se comprobó que comercializaban aparatos denunciados como robados al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), por lo que se procedió a clausurar a  a seis de ellos.

Al restante se lo tapió por violar una clausura previa y se detuvo al encargado, un hombre de 22 años.

En total, se secuestraron en la inspección unos 233 teléfonos, 177 baterías, 36 pantallas y 166 módulos, y la AGC clausuró 4 locales de venta de equipos por falta de habilitación.