Clausuran depósito de pan en Almagro

El lugar no estaba habilitado, ni contaba con las condiciones de seguridad alimentaria requeridas. La inspección estuvo a cargo de la Agencia Gubernamental de Control y fue a raíz de la denuncia de los vecinos.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) clausuró, el miércoles, un depósito de panificados que proveía a varios comercios en el barrio porteño de Almagro. Los inspectores encontraron toneladas de pan en estado de deterioro.  En el operativo participaron la Policía de la Ciudad y la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público.

Los vecinos habían denunciado que el lugar no contaba con las condiciones higiénicas adecuadas. Lo que se encontraron los agentes de la AGC al llegar fue, tal vez, peor que lo imaginado; por encima de los panes que luego eran vendidos caminaban cucarachas y gatos.

Decomisaron 2900 kilos de pan, del cual buena parte estaba con hongos y enmohecido. Entre inspectores y policías, se encargaron de trasladarlo en canastos de mimbre y echarlos al remolque de un camión estacionado en la puerta. Según afirma un comunicado de la AGC, ese pan era utilizado para la elaboración de pan rallado. Las maquinarias con que se hacía presentaban mugre acumulada encima, hecha costra por el paso del tiempo.

El depósito no contaba con condiciones de seguridad mínimas. No había matafuegos y había cables expuestos. El edificio, además, estaba en riesgo. Los inspectores vieron columnas flojas y muchas grietas en las paredes.

Ricardo Pedace, director ejecutivo de la AGC, hizo hincapié en el rol central que jugó, en este caso, la contribución ciudadana para desmantelar el sitio: “El lugar fue denunciado por los vecinos, que todas las mañanas veían salir camiones con productos y dudaban, por las condiciones del lugar, que estuviese habilitado y contara con las medidas de seguridad alimentaria requeridas”.

¿Evidencia de trabajo esclavo?

El sitio también funcionaba como vivienda de sus trabajadores, por lo que pudieron constatar los inspectores. Detrás de una heladera industrial, dieron con camas y colchones amontonados. Un video adosado al comunicado de la AGC muestra el panorama. El espacio era insalubre: el baño no tenía luz. Al alumbrarlo con linternas, los inspectores vieron, por el suelo, escombros y basura esparcidos. La mugre estaba adherida en todas partes: en la taza del inodoro, el lavamanos, e incluso las paredes.

Deja un comentario