CHARLA DEBATE EN CIENCIAS EXACTAS

El 27 de agosto se realizó en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA una charla-debate sobre el acuerdo YPF-Chevron con Claudio Lozano y Martín Scalabrini Ortiz, con una muy buena convocatoria de estudiantes y muchos graduados e investigadores relacionados con la problemática. El día anterior, el presidente del CONICET, que viene de crear una empresa para la coordinación e investigación con YPF S.A. (Y-TEC S.A.), se había retirado de otra charla en esa misma facultad sin dar respuestas ante la pregunta de uno de los presentes sobre este acuerdo.

Para el gobierno este acuerdo es una “buena noticia” de un Estado activo en la política petrolera y de hidrocarburos. Miguel Galuccio, presidente de YPF S.A., sostuvo en el Consejo de las Américas que “necesitamos muchos Chevrones”. Luego, el acuerdo se cristalizó con una represión en la provincia de Neuquén que incluyó balas de plomo.

En la charla Lozano, candidato a Senador por Camino Popular, resaltó que “a pesar del discurso del autoabastecimiento, el acuerdo vuelve a poner el tema del sesgo exportador como una clave en la política hidrocarburífera”.

Según el acuerdo, Chevron podrá contar a partir del quinto año con el 20% de la producción para ubicarla en el mercado internacional o venderlo al mercado interno a precio exterior. Teniendo en cuenta que la puesta en marcha del proyecto y las investigaciones pertinentes tomarán aproximadamente ese tiempo, “la empresa se apropiaría de ese 20% de producción prácticamente desde el inicio de la explotación de Vaca Muerta; disponiendo del 100% de las divisas y regulando precios a niveles internacionales. Esto viene de la mano de la reducción de aranceles de importación de equipos y, lo que es más importante, de una definición de carácter inconstitucional, que es la eliminación de las retenciones a los hidrocarburos”. Además, “lo único que estaría poniendo Chevron son 2.200 millones de dólares, con una rentabilidad cercana al 800%, que en resultados netos implican 17.232 millones de dólares”.

Por otro lado, Lozano hizo referencia al impacto ambiental que puede tener sobre la vecindad del río Neuquén ya que “un pozo petrolero convencional utiliza aproximadamente 75 mil litros de agua dulce, mientras que uno no convencional puede demandar entre 30 y 40 millones de litros de agua. El 2% de esa agua inyectada son productos químicos; algunos de ellos, altamente contaminantes, otros, desconocidos por secreto industrial. El 50% del agua con químicos inyectados regresa a la superficie durante la producción, afectando las napas de agua. Ya se vieron precedentes de esto en muchas regiones del mundo.” Y resaltó que “en Argentina no existe normativa que regule esta actividad.”

Finalmente, Lozano cerró la charla remarcando que en lugar de avanzar en acuerdos con Chevron “hay que avanzar en sentido de la derogación y erradicación de los decretos de los ’90. No tiene sentido hablar de autoabastecimiento y permitir que sigan saliendo recursos y divisas.”

El acuerdo YPF-Chevron desnuda la entrega de nuestros recursos. La soberanía energética y el autoabastecimiento no pueden quedar en manos ni depender de muchos Chevrones. Ni de Repsol, ni de Chevron, ni de ningún monopolio extranjero.

 

La posición de las autoridades de Exactas y Naturales

En 2012, luego de la expropiación del 51% de las acciones de Repsol, las autoridades de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA (FCEN) aprobaron una resolución donde se reivindicaba esta decisión y se planteaba “el compromiso de la FCEN para contribuir a la reconstrucción de un sistema nacional de exploración y extracción petrolero, con control estatal poniendo a disposición sus capacidades científicas y tecnológicas al servicio de esos objetivos”. Acto seguido, un miembro de las autoridades de la Facultad (y actual consejero directivo por profesores) ingresó al directorio de YPF S.A.

A poco de transcurrido un año, la FCEN quedó en medio del acuerdo de YPF con Chevron. Las autoridades de la Facultad terminaron avalando el acuerdo YPF-Chevron a través de su miembro en el directorio de la empresa, subordinando la actividad científica en el área y cercenando las posibilidades de un verdadero desarrollo científico tecnológico integral del país para una soberanía energética. En la sesión de Consejo Directivo posterior al acuerdo, el decano Jorge Aliaga lo defendió públicamente, evitando el debate sobre la soberanía de nuestros recursos e intentando reducirlo sólo al impacto ambiental.

Estudiantes, graduados e investigadores de la Facultad nos estamos reagrupando en torno al rechazo del acuerdo YPF-Chevron para que la Facultad no quede atrapada en este acuerdo. Buscan avanzar hacia un desarrollo científico-tecnológico desde una perspectiva liberadora, por una verdadera soberanía energética y de los recursos naturales.