Centro Cultural Molokai, recuperar la cultura tanguera para la comunidad del Abasto

Un cine de barrio soñado por Monseñor Copello de la Parroquia Tránsito de la Santísima Virgen de la calle Perón 3330 se inauguró en 1937. El objetivo era promover actividad social, cultural y educativa. Quería crear un espacio para reunir a los vecinos, a los chicos del barrio y a las familias.

Con el paso del tiempo, y por cuestiones de deterioro, no se pudo mantener la logística, el cine dejó de funcionar y se convirtió con los años en un galpón abandonado. Pero, hace cuatro años por iniciativa del padre Eduardo Tesone, párroco actual de la Parroquia, se decidió recuperar el lugar y hoy funciona el Centro Cultural Molokai en la calle Agüero 250.

“Nos pusimos el lugar al hombro y decidimos volver a darle vida como espacio cultural”, cuenta Lourdes Cabanillas, directora del Molokai, en diálogo con Abran Paso.

Realizaron tareas de acondicionamiento, trabajaron sobre las paredes que dejaron con ladrillos a la vista. El galpón, que tiene forma de cubo y una dimensión de 300 metros cuadrados y 9 metros de altura, se inauguró hace dos años con actividades abiertas a la comunidad, retomando las ganas de reunir a las familias de la zona del Abasto.

La propuesta de talleres que ofrece el CC Molokai intenta incluir a todas las franjas atarías que componen la comunidad. Cuenta con actividades para los más chicos, pensadas desde el teatro infantil, danzas típicas, guitarra abierta a todo público y a partir de mayo se está por definir la posibilidad que se pueda hacer patín para niños, adolescentes y jóvenes.

El barrio marcó una impronta y a finales de 2017 con Ignacio González Cano, director, coreógrafo y coordinador de Extensión de la Universidad Nacional de las Artes (U.N.A) comenzaron a diseñar una actividad específica de tango y milonga. “Sabemos que el Abasto es un lugar emblemático del tango y por eso ponemos el foco en trabajar esta actividad para para los vecinos y las familias del barrio”, dice Lourdes.

El diseño de la propuesta esta pensada con un formato específico para los domingos. El encuentro se llama “Santo domingo”. Se inicia con una clase a las 20 hs. con experimentados y novatos, donde hay profesores de primera línea con los que participan. A las 21 hs. se inicia el espectáculo con el cuerpo de bailarines profesionales de la Compañía Tempotango que dirige González Cano y a las 23 hs. arranca el “baile popular” que se extiende hasta las 0.30 hs. aproximadamente porque al otro día se trabaja. Se disfruta del espacio, del tango y la milonga. El próximo 17 de marzo habrá un festejo especial.

A partir de la actividad de Santo domingo se acercaron al espacio cultural vecinos de muchas comunidades diferentes, peruanos, bolivianos, colombianos  y de otras comunidades y eso sirvió como posibilidad de encuentro entre los vecinos. “Me parece interesante que a través de la cultura y el arte que ofrece el centro cultural se puedan acercar los distintos intereses y gustos que tienen las comunidades, con la identidad que tiene el barrio, que estando a cinco cuadras de donde nació Gardel, se insiste en el tango como instancia puente y unificadora”, sostiene Lourdes Cabanillas.

El Molokai alberga la posibilidad de reconstruir parte de la historia de origen, para contar una nueva a través de la inclusión cultural y el desarrollo de piezas creativas para la construcción del tejido social.

Deja un comentario